James potter

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 735 (183671 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
James Potter
Y LA ENCRUCIJADA DE LOS MAYORES

George Norman Lippert
Traducido al castellano por LLL

Basado en los personajes y caracteres creados por J.K. Rowling

2

¿Qué se siente al ser el hijo del mago más famoso de todos los tiempos?

James Potter cree saberlo, pero cuando comienza su propia aventura en la Escuela Hogwarts de Magia y Hechicería, descubre que es todo un desafíoestar a la altura de la leyenda del gran Harry Potter. Como si no fuera suficiente tener que tratar con los inusuales delegados de la escuela de hechicería americana y lidiar con los misteriosamente corteses Slytherins, James y sus nuevos amigos, Ralph y Zane descubren un complot secreto que podría enfrentar a los mundos mágico y muggle en una guerra total. Ahora, con la ayuda de Ted Lupin y supanda de alegres alborotadores (los Gremlins), James rebela el terrible objetivo de "la Conspiración Merlín", corriendo contra reloj para detener una guerra que podría cambiar el mundo para siempre. ¿Pero cómo podrá saber si sus esfuerzos están ayudando a la causa o facilitando los planes de sus enemigos? Antes de que James lo sepa con seguridad, tendrá que aprender la diferencia entre ser un héroey ser el hijo de un héroe.

3

Tengo una silla alta de marfil para sentarme, Casi como la silla de mi padre, que es un trono de marfil. Allí me siento alto y erguido, allí me siento solo. —Christina Rossetti.

4

Prólogo
El señor Gris se asomó por la esquina y contempló el pasillo que se extendía hacia el tenue infinito, salpicado con globos flotantes de luz plateada. Se habíapercatado de que los globos eran pantanos de fuego, encapsulados en un encantamiento de bucle temporal de forma que resultaran inextinguibles. Nunca había oído hablar de un pantano de fuego, y mucho menos de un encantamiento de bucle temporal, pero de igual modo el señor Gris nunca había estado en un lugar parecido a Sala de los Misterios. Se estremeció. —No veo a nadie —susurró a las dos siluetas queestaban detrás de él —. No hay puertas ni cerraduras, nada. ¿Creéis que quizás utilicen barreras invisibles o algo así? —No —respondió gravemente una voz—. Se nos dijo exactamente donde estaban los dispositivos de seguridad, ¿verdad? Esta sección está limpia. El centinela es lo único que debe preocuparnos. Si no lo ves, adelante. El señor Gris arrastró los pies. —Sé lo que se nos dijo, pero tengo unmal presentimiento, Bistle. Tengo un sexto sentido para estas cosas. Mi mamá siempre me lo decía. —No me llames Bistle, estúpido medio lelo —dijo la voz grave, que pertenecía a un extraño duende grisáceo con camisa negra y pantalones largos–. Cuando estamos trabajando soy el señor Bermellón. Me cago en tu sexto sentido. Es sólo que eres un pedazo de cobarde cuando estás en un lugar desconocido.Cuanto antes terminemos, antes volveremos a la guarida para celebrarlo. La tercera figura, un hombre alto, viejo y con una barba de chivo blanca y puntiaguda pasó al señor Bermellón y avanzó con indiferencia dirigiéndose pasillo abajo, examinando las puertas. —¿Ves cómo lo hace el señor Rosa? —dijo el señor Bermellón, siguiéndolo de cerca y mirando alrededor atentamente—. Sabe confiar en suinformación, así es. Sin centinela, sin problemas. ¿Y bien, señor Rosa? El señor Gris se arrastró tras el señor Bermellón, frunciendo el ceño ampliamente y observando las misteriosas puertas. Había cientos... tal vez miles de ellas a lo largo del interminable corredor. Ninguna poseía nombres o marcas de ningún tipo. A la cabeza, se podía oír al señor Rosa contando suavemente por lo bajo. —¿Por qué tengoque ser el señor Gris? —dijo Gris petulantemente—. A nadie le gusta el gris. Además casi ni es un color en absoluto.

5

El duende lo ignoró. Después de varios minutos, el señor Rosa dejó de caminar. Los señores Bermellón y Gris se detuvieron detrás de él, mirando alrededor con las cejas fruncidas. —Este no puede ser el lugar, señor Rosa —dijo el duende—. No hay puertas en esta sección....
tracking img