Jeje

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (546 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Es indudable que desde que los libros aparecieron hemos mirado diferentes acciones de los personajes unos buenos otros malos unos inocentes otros manipuladores unos correctos otros incorrectos esdiferente la variedad de estos; muchos nos ayudan a reflexionar etc. Pues uno de los libros que vamos a tratar es La Celestina que se convierte en el eje central de la comedia al poner en relación elmundo ideal del Amor Cortés con el mundo real de las pasiones, mostrando la realidad del mundo marginal de las ciudades. Se trataba de mostrar cómo las alcahuetas eran las causantes de la pérdida de lasvirtudes de los jóvenes cortesanos, Fernando de Rojas envuelve a la Celestina con todos los vicios conocidos: es bruja, alcahueta, tiene relación con el diablo... y llama a las cosas por su nombrepara que ningún joven se lleve a engaño, de acuerdo con la jerga de los rufianes. En conclusión, La Celestina conjuga las dos visiones del amor renacentista, Calisto contradice las normas y las leyesmorales por idolatrar exageradamente a Melibea y al caer en los vicios su castigo es la muerte; Melibea sufre la misma suerte al permitir que Celestina entre en su casa y la mal aconsejé pero sobre todopor dejarse seducir por un hombre; los criados, por ladrones, viciosos y asesinos caen también en la desgracia, y finalmente, Celestina muere en manos de sus propios compinches...Podemos ver que estaobra el modo de presentar el amor es complejo, ambiguo y a veces contrario a las ideas tradicionales recibidas por los jóvenes. Maneja también una doctrina acerca del amor apasionado que, con el apoyode teólogos, moralistas y médicos de la Edad Media y del Renacimiento representa el punto de vista ortodoxo sobre el asunto. Desde el primer momento, los lectores de La Celestina, familiarizados conestas doctrinas, debían darse cuenta de que el caballero y la doncella eran figuras paródicas y por tanto ridículas, del amor cortés. Pero, Calisto, no tiene en absoluto la paciencia del amante...
tracking img