Jesucristo hombre libre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4309 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CHRISTIAN DUQUOC
JESUS, HOMBRE LIBRE
Esbozo de una cristología
Séptima edición – Ediciones Sígueme, 1984

2

Jesús de Nazaret:
un hombre libre

Los evangelistas no han escrito una biografía de Jesús, no nos han dejado ningún retrato de él. Los escritores antiguos o modernos, deseosos de colmar esta laguna, han subrayado algunos rasgos, aparentemente concretos, pero en realidadcomunes a la condición humana: dormir, comer, beber, sentirse cansado..., de los que a veces han hecho mención los evangelistas. Estas indicaciones tienen un interés dogmático y han permitido la refutación de aquellos que pretendían que la humanidad de Jesús no tenía nada de realidad, que era fantasmagórica. No aportan ciertamente nada a nuestro conocimiento histórico de Jesús de Nazaret. Han dado lugara algunas consideraciones de tipo espiritual: imaginándose al hijo de Dios en su gloria, muchos se sentían conmovidos por su rebajamiento; las necesidades del cuerpo ofrecían un terreno propicio a la meditación sobre la grandeza del Hijo y la bajeza de su estado escogido por obediencia para destruir en su germen el orgullo de los hombres.

Tales consideraciones no guardan evidentementeninguna relación con la intención de los evangelistas. Ellos atestiguan a propósito de Jesús algo infinitamente más importante, que da acceso indirectamente a su personalidad histórica. Nos describen la impresión que causó Jesús entre sus contemporáneos. Hay una palabra que la define: "autoridad". Marcos la utiliza para caracterizar la opinión de los oyentes de Jesús: "Se maravillaron de su doctrina,pues les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los sabios" (Mc 1, 22; cf. . Mt 7, 29). G. Bornkamm escribe a este propósito:

Este término "autoridad" arropa ciertamente todo el misterio de la persona y de la influencia de Jesús, tal como es captado por la fe; por consiguiente, va mucho más allá de lo que es puramente "histórico". Sin embargo, expresa una realidad que, por su origen,pertenece al Jesús histórico con anterioridad a toda interpretación.[1]

Así, pues, dedicaremos este capítulo a iluminar esta descripción de los evangelistas.

Hablamos de "descripción": los evangelistas no nos han dibujado un retrato psicológico de Jesús. Ha sido en unas ocasiones concretas, en el curso de unas escenas tomadas en vivo, donde se impone esa autoridad de Jesús. Estapalabra denota una manera de hablar, indica cierta facilidad y libertad, evoca la plenitud de una presencia atenta. Su personalidad se revela por entero en esas ocasiones. Sin embargo, es imposible captar en sí misma esta actitud de Jesús; se manifiesta en todo el conjunto de relaciones con su ambiente. Por eso resulta muy importante para nuestro conocimiento de Jesús percibir, por ejemplo, su actitudcon sus familiares, con los escribas y fariseos, con las personas de mala reputación, con sus amigos, con aquellos que tienen en sus manos el poder. Se descubre igualmente el sentido de esa "autoridad" en su manera de enseñar, en su forma de practicar la ley, en su encuentro con los enfermos, en su modo de existencia cotidiana. De las relaciones con su ambiente y de su manera de ser se desprendeel perfil de una personalidad cuyo elemento más visible parece ser la "libertad". Empecemos por las relaciones con su ambiente.

1. Jesús y su entorno social

Frente a su familia es grande su libertad. Sus familiares dan pasos para apartarle de su vida peregrinante (Mc 3, 21; 3, 31; Mt 12, 46-50). Los suyos pretenden que ha perdido el juicio, Jesús no se siente encadenado por la esclavitudfamiliar: su madre y sus hermanos son los que escuchan la palabra de Dios. El profeta no permite que los suyos le vayan dictando su conducta. Los nazarenos lo saben. y por eso lo rechazan (Mc 6, 1-6; Lc 4, 16-24; Mt 13, 53-58). También a sus discípulos les exige Jesús esa libertad frene a su familia (Lc 14, 26-28). Jesús no es ni el hombre de una familia, ni el de una aldea o una tribu. Va más...
tracking img