Jesuitas en la amazonia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 71 (17719 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Carlos Escudé. La guerra justa y el fin de la historieta (un manifiesto neomoderno)
Investigador Principal del CONICET y Director del Centro de Estudios Internacionales y de Educación para la Globalización (CEIEG), Bs.As. Univ. del CEMA Serie de Documentos de Trabajo Nº 295.
Los resaltados y las anotaciones {entre llaves} son de Emilio Cerezo. PUCE/mayo-07
www.cema.edu.ar/publicaciones Área deCiencia Política, Julio de 2005
http://www.cema.edu.ar/publicaciones/download/documentos/295.pdf

RESUMEN.- {A} Si todas las culturas son moralmente equivalentes, entonces todos los individuos no estamos esencialmente dotados de los mismos derechos humanos, porque hay culturas que adjudican a unos hombres más derechos que a otros. {B} Si por el contrario todos los individuos poseemos losmismos derechos, todas las culturas no son moralmente equivalentes; porque hay algunas culturas que no reconocen, ni siquiera en principio, la vigencia de esos derechos universales. Las dos afirmaciones son contradictorias y no pueden ser ambas verdaderas. Más aún, existe un conflicto natural entre ellas, conducente a choques entre civilizaciones y al interior de las mismas. El relativismo {A} seenfrenta al {B} evolucionismo y{A´} la teocracia jerárquica confronta al {B´} republicanismo secularizado. Este ensayo toma partido y postula que la superioridad cultural puede afirmarse en dos niveles diferentes: moral y epistemológico. Una cultura que reconoce un conjunto universal de derechos humano {= DDHH} es superior a una que los niega, aunque frecuentemente se desvíe de su cumplimiento. Unacultura capaz de penetrar en la naturaleza elevando la esperanza de vida, es superior a una que no cultiva esa ciencia. Finalmente, librar guerras para defender una cultura superior es un imperativo categórico. {Esta es la tesis de un argentino liberal inteligente (muy probablemente de raigambre judía) que deconstruye las narrativas histórico-míticas de los EEUU y de Argentina (basándose enWallerstein, para destrozar a Huntington y a Fukuyama), y pone la lupa en un conflicto importante (el islámico-occidental) pero, a fin de cuentas marginal, frente al auténtico conflicto económico-estructural, interno al capitalismo mundial: el que se da entre el bloque americano – europeo y el chino. Además, es muy probable que la mayoría de países islámicos sigan funcionalmente integrados a laglobalización neoliberal: Indonesia, Pakistán, Bangla Desh, Egipto, Turquía, Arabia Saudí, Argelia, Marruecos… De modo que su defensa de la guerra occidental anti-islámica es pura ideología que sirve de alibi al poder capitalista global; y no se restringe a ser –como debiera– un frío análisis spinoziano de la dura objetividad del poder.}

ABSTRACT.- If all cultures are morally equivalent, then allindividuals are not essentially endowed with the same human rights, because some cultures award some men more rights than are allotted to other men and women. If, on the other hand, all men and women are endowed with the same human rights, then all cultures are not morally equivalent, because cultures that acknowledge that “all men are created equal” are ethically superior to those that do not.These two statements are mutually contradictory and cannot both be true. Moreover, there is a natural conflict between them, leading to inevitable intra and inter-civilizational clashes. Relativism will confront evolutionism and hierarchical theocracy will confront secularized republicanism. This essay takes sides and argues that cultural superiority can be asserted on two different levels: moral andepistemological. A culture that acknowledges a set of universal human rights is superior to one that does not, even if it often deviates from these very norms. A culture capable of delving into nature increasing life expectancy through scientific discovery is superior to one that cannot. Furthermore, waging war to defend a superior culture is a moral imperative.

NOTA: Las opiniones expresadas...
tracking img