Jesus de nazaret

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1201 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 17 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
XI. JESÚS, EL SALVADOR
Jesús llega en la “plenitud de los tiempos” (Gal 4,4) indica, por una parte, que su presencia imprime un movimiento nuevo a la historia salvífica y, por otra, que ésta había llegado a su maduración (Mc 1,15).

Israel había cumplido su misión de servicio. Jesús, de esa manera, es lo último (ésjaton) en el devenir histórico, pero lo primero en los designios divinos; es laconsumación de un “proyecto” elaborado durante siglos.

Jesús
Para el kerigma (este vocablo significa la “proclamación del mensaje”) de la Iglesia primitiva, los últimos tiempos se abrieron con el bautismo de Jesús en el Jordán y fueron anunciados próximamente por Juan el Bautista (Hch 1,21s). Las noticias sobre Jesús las encontramos principalmente en los evangelios, allí encontramos losprincipales momentos de la vida del Salvador.

Jesús nace bajo el reinado de Herodes el Grande (37 al 4 a.C.; Lc 1,5s), siendo emperador de Roma César Augusto (29 a.C. – 14d.C.). Al iniciar su vida pública precedido del Bautista, es emperador Tiberio (14-37 d.C.), gobernador de Judea Poncio Pilato (26-36), tetrarca de Galilea Herodes Antipas, son pontífices Anás y Caifás. Su vida se desarrolla enPalestina de principio del s. I de nuestra era. Pertenece al pueblo judío, es circuncidado, presentado en el templo, celebra las fiestas judías, conoce las Sagradas Escrituras. Es un judío de su tiempo. Pasa una parte de su vida en Nazaret, y luego (alrededor de los 30 años), parte de Nazaret y se hace bautizar por el Bautista, allí comienza su vida pública, elige a algunos de sus discípulos comocompañeros de vida, es seguido por las multitudes, enseña, hace milagros, expulsa demonios, anuncia al Padre. Luego, va siendo abandonado por las multitudes y va a Jerusalén donde sufre la prisión y la muerte… Sin embargo, al tercer día resucitó de entre los muertos y es exaltado por Dios, constituido como Mesías y Señor. Se aparece a sus discípulos que comienzan a comprender la vida y el misterio desu Señor.

Los títulos de Jesús
- Hijo del Hombre. Expresión inspirada en Dn 7,13. En el libro de Daniel, ese personaje recibe el reino eterno luego del juicio de la historia, representada en los cuatros reinos sucesivos. Los elegidos, los “santos del Altísimo”, quedan incorporados en aquél. ¿Cómo se le aplica a Jesús? Jesús deja en suspenso el título de Mesías que se le quiere dar parasubrayar el de Hijo del Hombre (Mc 14,61s), cuya manifestación está por realizarse todavía. Jesús está sentado a la diestra de Dios como Hijo del Hombre, en otras palabras, en respuesta aun juicio final de la historia. Es en efecto el momento de la pasión, del juicio de los hombres contra el enviado de Dios. El oráculo de Jesús anuncia su entronización en el cielo por la ascensión y su pronta venida.Así se recupera el motivo importante del juicio de Dios sobre los perseguidores, como en Dn 7.

- Siervo. Jesús no se califica sólo como Hijo del Hombre. Afirma también que “no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida como rescate por muchos” (Mc 10,45). Afirma que “no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida como rescate por muchos” (Mc 10,45). Las últimas palabras son uneco de Is 53,10 en que se dice del Siervo de Yahveh que dio su vida en expiación. La conjunción de este tema con el título de Hijo del Hombre comporta una novedad. Jesús invierte la situación vaticinada en Dn 7,14; en lugar de ser servido por los pueblo, este Hijo del Hombre se ofrece como rescate de los hombres. El fundamento para la autoridad es el servicio (Jn 13,14; Lc 22,24ss). Toda la vidade Jesús está marcado por ser el Salvador que es Siervo, por entregar su vida al servicio de los demás, por ser compasivo y misericordioso.

- Mesías. Es un título glorioso, que Jesús no lo rechaza (cf. Mt 16,16s en la confesión de Pedro), pero lo evita, desviando la atención hacia el “Hijo del Hombre” (Mc 14,61s; Jn 1,49-61; etc.) y el “Siervo sufriente” (Mc 8,27-33). Jesús se opone a la...
tracking img