Jesus

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (588 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Jesús nos anima diciéndonos:
No desconozco tu miseria,
Veo las luchas y las tribulaciones de tu alma. Veo también tus enfermedades físicas y el cansancio de tu cuerpo; conozco bien tus pecados, tuinfidelidad, tus omisiones, tu vileza. Yo te digo: ¡ámame como eres! Aunque caigas continuamente en tus mismas faltas, aunque cometas esas culpas que no quisieras cometer, aunque no cumplas con tudeber, aunque desprecies a tu prójimo, aunque tantas veces te consideres un villano. Yo te digo: ¡ámame como eres! De todos los momentos de tu vida, en cualquier situación en que te encuentres, cuando tualma esté llena de fervor, cuando tu corazón sea árido, seco, empedernido, incapaz de sentir y de amar. Yo te digo: ¡ámame como eres! Si esperas ser un Santo, o un Ángel para entregarte al amor, nome querrás nunca; quiero que tu amor salga de lo profundo de tu miseria, por eso, así te encuentres en la fidelidad en la infidelidad. Yo te digo: ¡ámame como eres! Si me dices que no posees virtud yno tienes ciencia, si estás privado de talento y vestido de andrajos, si te sientes débil, indefenso, envilecido. Yo te digo: ¡ámame como eres! Yo estoy a la puerta de tu corazón y llamo, ¡ábreme!…Déjame amarte, dame tu corazón, te doy mi Gracia y el Pan Vivo te doy la Fuerza para afrontar y superarlas dificultades de la vida, te doy el Espíritu de Verdad y la Sabiduría del Amor, te doy a mi Madreque te estrecha contra su Corazón Inmaculado no dudes de Mí, pero ten Fe. Yo te digo ahora y siempre: ¡ámame como eres!
 Hay un texto de la época de San Jerónimo. San Jerónimo estaba en una gruta. Esese santo que se golpeaba en la piedra. Es un dálmata que tiene un caracterazo, un carácter terrible, las disputas, conocemos su historia…?  y se fue a una gruta, - él ha traducido la Biblia, sellama, ¿conocéis la Vulgata? Era un intelectual muy culto y muy importante para la Iglesia. Y se golpeaba el pecho ¡Oh, pecador! Y decían que cuando le canonizaron decía el papa: “Esa piedra, esa...
tracking img