Jhgdsfy

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1660 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 12 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL VIEJO Y EL MAR










INSTITUCION EDUCATIVA DISTRITAL MONTEBELLO



BOGOTA
2010
EL VIEJO Y EL MAR




INSTITUCION EDUCATIVA DISTRITAL MONTEBELLO


BOGOTA
2010

EL VIEJO Y EL MAR

Desde hacía ya ochenta y cuatro días un viejo huraño navegaba en un bote por la corriente del golfo sin pescar un solopez un joven que lo acompaño durante los primeros cuarenta días, dejo de hacerlo.
A pesar de todo el viejo llegaba siempre con el bote vacio y se ofrecía a ayudarle la vela que había sido remendada con cuatro lonas de harina parecía la bandera del fracaso persistente.
Todo su cuerpo era expresión de una vejes adelantada; excepto sus ojos que eran el mismo color del mar, reflejaban una profundaalegría sin derrota se dirigieron hacia la terraza, sitio donde acostumbran a reunirse los pescadores.
Rato después llegaron los pescadores que habían tenido suerte aquel día era usual que del lado era una tiburonera emigraba un hedor a través de la bahía así que la terraza, además de soleada era tan pero tan simple que nunca se pregunto el porqué de su humildad ha cambiado el rumbo del viento– Contesto- además me iré antes de que se asome el sol
– pero a tu jefe no le gusta ir a pescar lejos dijo el viejo
-es cierto dijo el joven pero yo voy a decirle que vi algo en la realidad poero si tu pescaste tortugas durante muchos años y aun conservas en buen estado tu visión juntos se dirigieron hasta la casa del viejo quien inclino el mástil era tan grande como el cuarto de la cabañaestaba hecho de la pencas de palma real y apenas si tenían una cama, una silla y un sitio en el piso de tierra para cocinar el carbón al ponerse el sol estuvo ya de vuelta, el joven tenía extraños hombros tan fuertes a pesar de la madurez cuando dormía con su cabeza inclinada sobre su cuello parecía disiparse las ineludibles arrugas típicas de su avanzada edad so rostro que era ya muy viejo sinembargo y con los ojos cerrados parecía no tener vida, tenía una camisa con tantos parches como su bote y los parches decolorados por el sol era de varios tonos en cambio el padre del gran sisler nunca fue pobre y mucho menos pescador ya jugaba en las ligas mayores cuando tenía mi edad.
Eso que acaba de decir me recuerda cuando yo tenía tu edad –dijo el viejo- estaba trepado el mástil de un barcoque se dirigía a áfrica vi leones en las playas hacia el anochecer los nativos en sus botes mientras las olas rugían en el mar sentía así mismo el olor de la brea y las estopas, de la brisa que la tierra traía cada mañana era casual pero cada vez que soñando sentía este olor, se levantaba y despertaba al chico en esta ocasión el olor de la brisa llego muy temprano así que siguió soñando para verlos blancos picos de las islas que surgían del mar despertó y vio la luna a través la puerta abierta y enseguida se dirigió a llamar al joven llego a la casa del muchacho y avanzo calladamente con sus pies descalzos el chico siguió al viejo hasta la puerta de la casa, el viejo noto al chico un poco soñoliento y pasando un brazo por la abertura de la puerta.
El viejo salió entonces de la bahíaremando en la oscuridad no sin antes haber ajustado las amarras de los remos en el escálamo aunque no fuera visible el sabia que otros botes también navegaban a su alrededor por el sonido de los remos que se sumergían y empujaban el agua.
A excepción de algunas ocasiones en que se escuchaba la voz de alguien en otro bote este era el único sonido perpetuo en el mar. El viejo sentía que la mañana seacercaba por la terrible oscuridad que lo invadía solo se escuchaba el sonido de los peces voladores que hacían ruido con sus rígidas alas.
-Los pájaros llevan una vida más dura que nosotros – se dijo a si mismo y es que la mar es bondadosa pero también es cruel.
Mientras tanto en lo alto del camino en su cabaña, dormía de nuevo el viejo, y como siempre soñaba con los leones africanos el joven...
tracking img