Jmmm

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (437 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Bien sabía esto aquella cortesana ateniense Teodota, de que Jenofonte nos cuenta
en sus Recuerdos la conversación que con Sócrates tuvo, y que proponía al filósofo,
encantada de su modo deinvestigar, o más de partear la verdad, que se convirtiera
en celestino de ella y le ayudase a cazar amigos. (Synthérates, con–cazador, dice el
texto, según don Miguel, profesor de griego, que es a quiendebo esta
interesantísima y tan reveladora noticia.) Y en toda aquella interesantísima
conversación entre Teodota, la cortesana, y Sócrates, el filósofo partero, se ve bien
claro el íntimo parentescoque hay entre ambos oficios, y cómo la filosofía es en
grande y buena parte lenocinio y el lenocinio es también filosofía.
Y si todo esto no es así como digo, no se me negará al menos que esingenioso, y
basta.
No se me oculta, por otra parte, que no estará conforme con esa mi distinción
entre religión y belicosidad de un lado y filosofía y erótica de otro mi querido maestro
don FulgencioEntrambosmares del Aquilón, de quien don Miguel ha dado tan
circunstanciada noticia en su novela o nivola Amor y pedagogía. Presumo que el
ilustre autor del Ars magna combinatoria establecerá: unareligión guerrera y una
religión erótica, una metafísica guerrera y otra erótica, un erotismo religioso y un
erotismo metafísico, un belicosismo metafísico y otro religioso y, por otra parte, unareligión metafísica y una me tafísica religiosa, un erotismo guerrero y un belicosismo
erótico; todo esto aparte de la religión religiosa, la metafísica metafísica, el erotismo
erótico y el belicosismobelicoso. Lo que hace dieciséis combinaciones binarias. ¡Y no
digo nada de las ternarias del género: verbigracia, de una religión metafísico-erótica
o de una metafísica guerrero-religiosa! Pero yono tengo ni el inagotable ingenio
combinatorio de don Fulgencio, ni menos el ímpetu confusionista a indefinicionista de
don Miguel.
Mucho se me ocurre atañedero al inesperado final de este relato...
tracking img