Jorge gonzález

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10519 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS FRENTES CULTURALES: CULTURAS, MAPAS, PODERES Y LUCHAS POR LAS DEFINICIONES LEGÍTIMAS DE LOS SENTIDOS SOCIALES DE LA VIDA Jorge A. González
INTRODUCCIÓN: LAS PERSPECTIVAS PANORÁMICAS Y POLÍTICAS CARTOGRÁFICAS
La lógica específica del mundo social es la de una «realidad» que es el lugar de una lucha permanente por definir la realidad P. Bourdieu Si los hombres definen ciertas situaciones comoreales, ellas son reales en sus consecuencias William Isaac Thomas

Hasta hace relativamente poco tiempo, resultaba algo bastante extraño encontrar dentro de las actividades y politicas de las instituciones gubernamentales orientadas hacia la fusión o preservación de la cultura una presencia de «lo popular» que no fuera una imagen ligada con indígenas ataviados con los vestidos más coloridos,dentro de marcos estríctamente definidos como tradicionales, originales bucólicos y autóctonos. Parecía como si «lo popular» se definiera exclusiva pero doblemente por la candidez curtida de los rostros del campo y por la embriaguez exótica de las grequitas y las plumas de sus atuendos. Así, el estudio de tal -»popular»- cultura se circunscribía al ámbito de los coleccionistas de piezas extrañas(cantos, danzas, costumbres, usanzas, jorongos, art-crafts, etc.) que merecían ser rescatadas, preservadas y conservadas porque en alguna manera, se les asociaba con una veta «original» de nuestra identidad como pueblo, como nación, como patria. De esta manera se creó un mirador, una terraza (y desde ella todo un panorama) a partir de la que se podría contemplar la cultura «popular» en toda supureza y mexicanísimo esplendor y donde la cultura vernacular, allá en el fondo, aparecía -de pechito- lista para ser retratada, rescatada y valorada por la «otra» cultura. Este panorama de inmediato dictaba las incompatibilidades de la cuestión: todo lo plástico, lo repetible, lo industrial, lo citadino, lo moderno, quedaba irrestríctamente excluído de la definición. Se había construído un mapa denavegación (una presentación, una interpretación) en el que, a semejanza de los primeros realizados por los viajeros españoles del siglo XVI donde la actual Baja California aparecía como una isla de regular tamaño, la Cultura Popular -nombrada en singular y con mayúsculas- aparecía flotando en el océano de nuestra patriótica nacionalidad, a prudente distancia del continente de la Real Cultura, perosimultánea y permanentemente amenazada por los devastadores huracanes y las -cada día más- frecuentes incursiones de los piratas y los corsarios de la inmoral (y antinacional) cultura mercantil. A pesar de ellas -o quizá precisamente por ellas- con estas orientaciones cartográficas, la doble estrategia cultural emanada de la política del Formol (conservación y disección forzosa) y de la viejapolítica del Avestruz (incapacidad de ver las relaciones prohibidas con el enemigo malo) que representaba tan

mesurada e impermeablemente lo popular, tuvo a bien estallar, bajo la enorme presión de múltiples, abigarradas, modernas, mezcladas y emergentes formas distintas de cultura cuyo centro de ordenación, difusión e influencia estaba localizado no más en las milpas y praderas, sino en lascapilaridades y en las «entrañas mismas de la Selva de Concreto» (1). El reino de la lógica de la llamada cultura del aluvión (Romero, 1977) era para entonces absolutamente omnipresente -incluído por supuesto el campo y toda la vida rural- y así, progresivamente su irrupción fué confrontando desde las concepciones más difundidas, hasta algunas de las políticas estatales más corrientes en torno a lasculturas populares. No parece haber resquicio alguno en nuestro país que se encuentre aislado de tan peculiar contaminación. Pero el híbrido resultado carecía de estatuto, es decir, la resultante no era ni «popular» en el sentido romántico, ni tampoco era «cultura legítima». Parecía ser más bien una forma degradada (amenazante y degradadora) de la «verdadera» cultura, una suerte de productos...
tracking img