Jose eustaquio palacios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1848 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Eustaquio Palacios nació en Roldanillo, Valle del Cauca, el 17 de febrero de 1830, en el seno de una familia que ostentaba título de nobleza aunque carecía de modo económico. Su padre fue Juan José Palacios y su madre fue doña María Rosa Quintero Príncipe, descendiente del Capitán Alonso Quintero Príncipe, cuya familia llegó a América procedente de Palos de Moguer, con la expedición que inicióPizarro por la conquista del Tahuantinsuyo inca. Según Raúl Silva Holguín, biógrafo de Palacios, los Quintero Príncipe llegaron al Valle del Cauca comandados por Sebastián de Belalcázar y contrajeron matrimonio con señoritas de noble estirpe. Esta genealogía fue narrada por el propio Palacios en una autobiografía, cuya escritura está rodeada de un inmenso halo de leyenda. No es raro para la épocaque las familias se atribuyeran genealogías de nobleza hispana, pues ésa es una de las grandes características que heredó la sociedad republicana de la colonial. Tuvo siete hermanos: Serafín, Juana Francisca, Patricia, José María (este se llamó primero Abelardo, y en la confirmación, le cambió el nombre el obispo Cuero), Josefa, Sebastián y Hermógenes.

En la obra de Eustaquio se evidencia elfoco siempre hispanista con que aborda la realidad y con el que construye sus mundos de ficción. Sus escritos periodísticos, casi todos publicados en su semanario ‘El Ferrocarril del Cauca', reflejan su gran adhesión al dogma católico, la moral y la idiosincrasia del proyecto Heleno-Católico del partido conservador, aunque fue reconocido como un liberal moderado.

Creció en una casa alejada acuatro cuadras de la plaza central, donde "solo había un vecino y éste era un herrero negro llamado Ramón, casado con una india, y tenían muchas hijas" (1). A su padre le tuvo más temor que cariño, porque al parecer practicaba y hacía practicar con estricta literalidad el manual de Carreño. Durante su infancia, una tía lo premió, por alguna monada, con unos centavos que Eustaquio usó para comprarseun cuaderno. Luego, sin decir nada a nadie, cruzó la calle y entró en la única escuela que existía en el pueblo y ahí comenzó a estudiar. De todos los estudiantes él era el menor porque la escuela era una invención relativamente nueva. Todos celebraron el acto del niño: ahí aprendió a leer y a escribir y salió recitando de memoria "Los Derechos del Hombre y el Ciudadano", "La Historia Sagrada deHenry" y "Las Máximas republicanas" bases de la educación de la incipiente república que se fundamentaba en la ética y la moral, las buenas costumbres y el patriotismo. Eustaquio fue un buen hijo de su tiempo, sin rebeldía alguna, cuyo único cuestionamiento al statu quo no fue ni siquiera cuando el premio del Himno Nacional fue otorgado al mismo organizador, el presidente de la república RafaelNúñez, sino cuando el gobierno liberal decretó la extinción de bienes a la iglesia. En 1870, Eustaquio Palacios, como presiente del consejo municipal de Cali, expidió un decreto para que el gobierno central entregara a la municipalidad el convento de San Joaquín adscrito a la orden franciscana, con el fin de destinarlo a la beneficencia.

Por las dificultades económicas, su padre vendió la casaen que creció. A partir de entonces, la ausencia de su padre y el amor incondicional de su madre se convierten en el leit-motiv de su vida, pues todo parece indicar que las dificultades económicas los estrangulaban. Su padre se iba constantemente a la hacienda de su hermano, llamada ‘La Negra', quien tenía mucho más modo, pero vivía retirado en ella. Cuando su padre mandaba por él, siempre ledolía dejar a su madre, quien sentía un aprecio especial por el joven letrado. En la hacienda conoció la vida de los esclavos, de los cuales dice: "estos se pasan una vida agradable y lo tienen todo, menos la libertad; trabajan poco y tienen permiso para hacer sus labranzas, crían marranos. Yo viví como un año en esta haciendo y jamás vi tratar mal a un esclavo" (2). En la hacienda ‘La Negra'...
tracking img