jose maria morelos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1195 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de noviembre de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
José María Morelos fue hecho prisionero por fuerzas realistas el 5 de noviembre de 1815 en Temalac, en el actual estado de Guerrero. El virrey Félix María Calleja, enterado de que el Congreso insurgente tenía intención de trasladar su residencia a otro punto donde pudieran obtener mayor seguridad, planeó apoderarse de él. Encomendó al teniente coronel Manuel de la Concha que con 700 hombres sedirigiera a Teloloapan y ahí, en unión con el Teniente Coronel Villasana, siguiera a Morelos y lo derrotara.
Cuando Morelos se percató de la cercanía del enemigo, dictó medidas para que se movilizaran los miembros del Congreso, del Tribunal de Justicia y del poder ejecutivo, intentando ponerse a salvo mientras que él enfrentaba a los realistas.
Los insurgentes se hicieron fuertes en una loma,dividiendo sus efectivos en tres cuerpos; el del ala izquierda quedó bajo las órdenes de Nicolás Bravo; el de la derecha, al mando del brigadier Lobato, y el tercero, protegido por dos pequeños cañones, fue comandado por el propio cura.
Los realistas iniciaron el ataque a las once de la mañana; el fuego fue muy nutrido por ambas partes.
Avanzando por el lado izquierdo el capitán Manuel GómezPedraza al frente del batallón de Fieles del Potosí y un piquete de dragones de España, sin reparar en las dificultades del terreno sobre el que tenía que operar, logró conquistar posiciones y dispersar a los hombres comandados por Lobato, que emprendieron una precipitada fuga, contagiando a los otros dos cuerpos insurgentes.
En medio de la gran confusión que reinaba, el general Bravo pudo aproximarsea Morelos y expresarle su voluntad de morir luchando a su lado. El Siervo de la Nación rechazó la oferta que generosamente le hacía su segundo al mando.
El afán del antiguo cura de Nocupétaro y Carácuaro de proteger al Congreso de Anáhuac hizo que despreciara su propia seguridad, por ello, ante el peligro, ordenó a Nicolás Bravo que alcanzara a los diputados y se encargara de ponerlos a salvo,mientras él intentaba cubrirles la retirada.
Con unos cuantos hombres, continuó resistiendo el embate del enemigo hasta que las municiones se agotaron. Intentó entonces internarse en un bosque inmediato y burlar a sus perseguidores. No obstante,una partida del cuerpo de  patriotas de Tepecuacuilco logró darle alcance. Los guiaba el teniente Matías Carranco, un ex insurgente que, resentido conMorelos por cuestiones personales, se había pasado desde 1812 al bando realista. El cura lo reconoció y le dijo: —Señor Carranco, parece que nos conocemos. La acción de Temalac había resultado desastrosa para la causa independentista: murieron 300 hombres y su más grande caudillo había sido hecho prisionero.
Habiendo sido capturado con las armas en las manos, caía en los supuestos que se le juzgarasumariamente bajo la jurisdicción militar; sin embargo, el virrey y el arzobispo estuvieron de acuerdo en que, dada la calidad del prisionero, era necesario seguir un proceso que sirviera de ejemplo y escarmiento. Se decidió su traslado a la Ciudad de México, donde sería juzgado. Morelos fue conducido por varias poblaciones, en una de ellas, Tepecuacuilco, escribió una sensible carta de despedida asu hijo Juan Nepomuceno.
Tepecuacuilco, noviembre 13, 1815.
Mi querido hijo Juan:
Tal vez en los momentos que ésta escribo, muy distante estarás de mi muerte próxima. El día 5 de este mes de los muertos he sido tomado prisionero por los gachupines y marcho para ser juzgado por el caribe de Calleja.
Morir es nada, cuando por la patria se muere, y yo hE cumplido como debo con mi conciencia ycomo americano. Dios salve a mi patria, cuya esperanza va conmigo a la tumba.
Sálvate tú y espero serás de los que contribuyan con los que quedan aún a terminar la obra que el inmortal Hidalgo comenzó.
No me resta otra cosa que encargarte que no olvides que soy sacrificado por tan santa causa y que vengarás a los muertos.
El mismo Carranco te entregará, pues así me lo ofrece, lo que contiene el...