Josue

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2500 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO 43. La Muerte de Moisés
El gran Soberano de todas las naciones había declarado que Moisés no habría de introducir a la congregación de Israel en la buena tierra, y la súplica fervorosa del siervo de Dios no pudo conseguir que su sentencia se revocara. El sabía que había de morir. Sin embargo, no había vacilado un solo momento en su cuidado de Israel. Con toda fidelidad, había procuradopreparar a la congregación para su entrada en la herencia prometida. A la orden divina, Moisés y Josué fueron al tabernáculo, mientras que la columna de nube descendía y se asentaba sobre la puerta. Allí el pueblo le fue encargado solemnemente a Josué. La obra de Moisés como jefe de Israel había terminado. Y a pesar de esto, se olvidó de si mismo en su interés por su pueblo. En presencia de lamultitud congregada, Moisés, en nombre de Dios, dirigió a su sucesor estas palabras de aliento santo: "Esfuerzate y anímate, que tú meterás los hijos de Israel en la tierra que les juré, y yo seré contigo." (Deut. 31: 23.) Luego se volvió hacia los ancianos y príncipes del pueblo, y les encargó solemnemente que acatasen fielmente las instrucciones de Dios que él les había comunicado.

CAPÍTULO 44.El Cruce del Jordán
LOS ISRAELITAS lloraron profundamente la partida de su jefe, y dedicaron treinta días de servicios especiales a honrar su memoria. Nunca, hasta que les fue quitado, habían comprendido tan cabalmente el valor de sus sabios consejos, su ternura paternal y su fe constante, Con un aprecio nuevo y más profundo, recordaron las lecciones preciosas que les había dado mientras estabacon ellos.
Moisés había muerto, pero su influencia no murió con él. Ella había de sobrevivir, reproduciéndose en el corazón de su pueblo. El recuerdo de aquella vida santa y desinteresada se conservaría por mucho tiempo con amor, y con poder silencioso y persuasivo amoldaría la vida hasta de los que habían descuidado sus palabras cuando vivía. Como el resplandor del sol poniente sigue iluminandolas cumbres de las montañas mucho después que el sol se ha hundido detrás de las colinas así las obras de los puros, santos y justos derramarán su luz sobre el mundo mucho tiempo después que murieron quienes las hicieron. Sus obras, sus palabras y su ejemplo vivirán para siempre. "En memoria eterna será el justo." (Sal. 112: 6.)
Aunque llenos de pesar por su gran pérdida, los israelitas sabían queno quedaban solos. De día, la columna de nube descansaba sobre el tabernáculo, y de noche la columna de fuego, como garantía de que Dios seguiría guiándoles y ayudándoles si querían andar en el camino de sus mandamientos.
Josué era ahora el jefe reconocido de Israel. Se había distinguido principalmente como guerrero, y sus dones y virtudes resultaban de un valor especial en esta etapa de lahistoria de su pueblo. Valeroso, resuelto y perseverante, pronto para actuar, incorruptible, despreocupado de los intereses egoístas 515 en su solicitud por aquellos encomendados a su protección y, sobre todo, inspirado por una viva fe en Dios, tal era el carácter del hombre escogido divinamente para dirigir los ejércitos de Israel en su entrada triunfal en la tierra prometida. Durante la estada en eldesierto, había actuado como primer ministro de Moisés, y por su fidelidad serena y humilde, su perseverancia cuando otros flaqueaban, su firmeza para sostener la verdad en medio del peligro, había dado evidencias de su capacidad para suceder a Moisés aun antes de ser llamado a ese puesto por la voz de Dios.
Con gran ansiedad y desconfianza de si mismo, Josué había mirado la obra que leesperaba; pero Dios eliminó sus temores al asegurarle: "Como yo fui con Moisés, seré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.... Tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra, de la cual juré a sus padres que la daría a ellos." "Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie." (Véase Josué 1 - 4.) Había de ser suya toda la tierra que se extendía...
tracking img