Judeo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1586 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
judeoEL TRABAJO SEGÚN LA TRADICION JUDEO-CRISTIANA.
Las tradiciones antiguas nos hablan de que en tiempos inmemoriales existieron grandes hombres que se destacaron por sus proezas, y por su larga vida.
| | |
En La Biblia, el profeta Matusalén es quien mejor encarna el ideal de larga vida. De acuerdo al Génesis, éste longevo profeta, octavo en la línea de descendencia desde Adán, alcanzó laavanzada edad de 969 años (Génesis 5,27)1 . Es probable que ésto no resultara demasiado extraño a sus contemporáneos, ya que en aquella época algunos superaban con facilidad la edad de 700 años, al menos los profetas, directos descendientes de Adán.
¿Qué es lo que permitía a los profetas de aquel periodo vivir de manera tan prolongada?
Un camino para responder a esta pregunta es efectuar unainterpretación de estos antecedentes a la luz de la tradición esotérica. Hemos querido recurrir a ella, tomando sus elementos sustantivos, y poniendo especial cuidado en caer en la especulación.
La Biblia es una de las obras escritas que más lecturas ofrece, a consecuencia del estilo metafórico en que se encuentra redactada; y, de las múltiples ediciones y traducciones que experimentó el texto quefinalmente ha llegado a ser el oficial. La mirada que se propone en los párrafos siguientes pretende hacer asequible al lector las metáforas de los autores en una línea que establece un paralelo entre el relato de la creación y otros textos posteriores, con el proceso alquímico que permitiría formar un cuerpo de espíritu y luego alcanzar la inmortalidad. En este sentido, consideramos que elesfuerzo de revelar los códigos en que se encuentra escrita, la hace más consistente con la intención original del escritor.
En el primer relato de la creación, el mundo fue el resultado de un proceso de siete días, lo que nos indica un desarrollo que tiene siete etapas o momentos, o bien siete centros de transformación de energía en el cuerpo. En las líneas siguientes se irá relacionando estos dostipos de planos: la creación de un mundo externo, material y la creación de un mundo interno, espiritual.
De acuerdo al Génesis, la primera tarea realizada por Yahvéh fue crear los cielos y la tierra: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra era algo caótico y vacío, y tinieblas cubrían la superficie del abismo, mientras el espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de lasaguas.”3
Siendo consistentes con la interpretación alquímica, podemos ver que en la creación del mundo, el texto nos señala en muy pocas palabras, tres cuestiones de primer orden: a) la dualidad cielo – tierra que representa en la anatomía sutil el cinabrio en la parte superior de la cabeza y el lugar de captación de energía bajo el ombligo, conocido como cinabrio inferior; b) el espíritu de dios,el cual representa la esencia contenida en la energía sexual y; c) que está se encuentra aleteando sobre las aguas, es decir, se encuentra en la parte inferior, en los genitales, desde donde debe ser destilada para ascender y dar inicio al trabajo alquímico.
La siguiente tarea que propone Yahvéh, es recoger y destilar esta energía “Dijo Dios: «Haya luz», y hubo luz. Vio Dios que la luz estaba bieny separó la luz de las tinieblas”.4 Para luego proceder a la fijación de la energía. “Dijo Dios: “Acumúlense las aguas debajo de los cielos en una sola masa y aparezca suelo seco.” Y así fue. Llamó Dios al suelo seco «tierra» y al cúmulo de las aguas llamó «mares». Y vio Dios que estaba bien”.
La circulación de la energía requiere de técnicas específicas: una forma de meditación o contemplación,asociada a ejercicios respiratorios, a los cuales es posible encontrar referencias en Génesis 1,14 – 1,16 “Dijo Dios: “Haya lumbreras en el firmamento celeste para separar el día de la noche, y hagan de señales para las solemnidades, para los días y para los años, y hagan de lumbreras en el firmamento celeste para alumbrar sobre la tierra”, Y así fue. Hizo, pues, Dios las dos lumbreras mayores:...
tracking img