Juegos inocentes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2914 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
JUEGOS INOCENTES, JUEGOS TERRIBLES
Graciela Scheines (Argentina)
grascheines@infovia.com.ar
Conferencia realizada en la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.
y organizada por al Area Interdisciplinaria de Estudios del Deporte. Abril 10 de 1999.

El juego es un tema inacabable. Mi tesis de doctorado fue precisamente "El juego desde la perspectiva filosófica". El juegofue estudiado por psicólogos, pedagogos, antropólogos... Y bueno, un enfoque filosófico es una mirada diferente y es la que yo trabajé.
Académicamente el tema aparece estudiado muy tarde. Recién en 1938 sale el primer libro que trata específicamente sobre el juego, Homo ludens, del antropólogo holandés Johan Huizinga. Este voluminoso libro está cargado de investigación antropológica en diferentesculturas antiguas y en civilizaciones indígenas. Es el primer libro científico-académico de investigación sobre el juego. Su tesis es muy clara: la cultura en sentido amplio (religión, saber, derecho, guerra, arte, poesía) brota del juego, es juego y se desarrolla jugando.
El toma como paradigma al juego competitivo. Escribe que el juego competitivo es el juego por excelencia. Explica alderecho, por ejemplo, como una porfía entre dos personas que buscan un árbitro para resolver sus diferencias. También el saber, que antiguamente estaba en poder de los sacerdotes. Para que un sacerdote pudiera ejercer su profesión, debía someterse a un examen donde alguien preguntaba y él respondía. En ese enfrentamiento entre el que interrogaba y el que contestaba, si ganaba éste último (es decir querespondía satisfactoriamente a todas las adivinanzas), entonces se decidía que era apto para ejercer su función de sacerdote. La guerra, los ritos y hasta la poesía, opinaba Huizinga, nacen de una pugna.
Insisto en el hecho de que el libro fue publicado en 1938, o sea que había terminado la Primera Guerra Mundial y estábamos en los prolegómenos de la Segunda. Había en Europa una gran amargura entrelos intelectuales. Es la época de Toynbee y su teoría de la decadencia de Occidente, donde anticipa el final de la civilización occidental. De Jünger, quien se enfervoriza profetizando las consecuencias atroces de la técnica. De George Orwell, cuya famosa novela "1984" pinta una antiutopía futura, especie de infierno tecnológico donde la libertad y la felicidad están totalmente vedados. Es unaépoca -hacia la mitad del siglo XX- en que los intelectuales empiezan a ver la cara nefasta de la técnica y de las ciencias, se comienza a descreer de la idea del Progreso y crecen esas convicciones nefastas acerca del futuro.
Huizinga se hizo eco de este pesimismo generalizado. Para este autor, el Renacimiento fue la culminación de la cultura lúdica. A partir de entonces empieza a decaer hastallegar al siglo XX, cuando el juego fue reemplazado por el puerilismo, y la competencia lúdica, por una agresividad y una violencia descontrolada que no tienen nada de juego. Esta idea de la ausencia del auténtico espíritu lúdico en la cultura fue retomada ya bien entrado el siglo XX.
Desde hace unos veinte años empieza a revertirse la cosa. Pareciera que actualmente el juego goza de un prestigioinédito en la historia. El juego se instala en la educación como la herramienta más eficaz. Si antes se decía "la letra con sangre entra", ahora se dice "la letra con juego entra". A los chicos se les enseña jugando, los ejecutivos se capacitan jugando, toda la cultura se juega. Se previenen situaciones de crisis financiera a través de juegos de posibilidades y combinatorias. La guerra se proyecta yse programa a partir de juegos de guerra. Quiero decir que el juego adquiere una jerarquía insólita: pareciera que donde no se juega no se puede vivir, que no se vive bien. Esto también es un abuso. Si bien durante siglos hubo un desprestigio del juego, reforzado por la tradición judeo-cristiana y occidental que opone el juego al trabajo, poniendo la virtud en el trabajo, por supuesto, y en el...
tracking img