Julio verne

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1944 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 23 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Julio Verne
De la Tierra ala Luna

I
El Gun-Club
En el transcursode la guerrade Secesiónde los Estados Unidos,  en Baltimore, ciudad del Estadode Maryland, se creó una nueva sociedad de mucha influencia. Es por todos conocidala energía con que el instinto militar sedesenvolvió enaquel pueblode armadores, mercaderes y fabricantes. Simples comerciantes y tenderosabandonaron sudespacho y sumostrador para improvisarse capitanes, coroneles y hasta generales sin haber vistolasaulasde West Point, y muy pronto comenzarona rivalizar dignamente en elartede la guerra con sus colegasdelantiguo continente,alcanzando victorias, lo mismo que éstos,a fuerzade prodigar balas, millones y hombres.

Pero esencialmente en lo que losamericanosaventajarona los europeos, fue enla cienciade la balística,y no porque susarmas hubiesen llegadoa un grado másaltode perfección, sino porque se les dieron dimensionesdesusadas y con ellas unalcancedesconocido hasta entonces. Respectoa tiros rasantes, directos, parabólicos, oblicuos yde rebote, nada tenían que envidiarles los ingleses, franceses y prusianos, pero los cañonesde éstos, los obuses y los morteros, no son más que simples pistolasde bolsillocomparados conlas formidables máquinasde artillería norteamericana.
No es extraño. Los yanquis no tienen rivales en el mundo como mecánicos, y nacen ingenieros como los italianos nacen músicos y losalemanes metafísicos. Era,además, natural queaplicasenala cienciade la balística su natural ingenio y su característica audacia.Así se explicanaquellos cañones gigantescos, mucho menos útiles quelasmáquinasde coser, pero no menosadmirables y mucho másadmirados. Conocidas son en este génerolas maravillasde Parrot,de Dahlgreen yde Rodman. LosArmstrong, los Pallisier y los Treuillede Beaulieu tuvieron que reconocer su inferioridad delantede sus rivales ultramarinos.
Así pues, durantela terrible lucha entre losdel Norte y losde Sur, losartilleros figuraron en primera línea. Los periódicosde la Unióncelebraron con entusiasmo sus inventos, y no hubo ningún hortera, por insignificante que fuese, ni ningún cándido bobalicón que no sedevanase día y noche los sesos realizando cálculosde trayectoriasdesatinadas.
Y cuandoa unamericano se le pone una idea enla cabeza, nunca falta otroamericano que leayude a realizarla. Con sólo que sean tres, eligen un presidente y dos secretarios. Si lleganacuatro, nombran unarchivero, yla sociedad funciona. Siendo cinco se convocan enasamblea general, yla sociedad quedadefinitivamente constituida.Así sucedió en Baltimore. El primero que inventó un nuevo cañón seasoció con el primero que lo fundió y el primero que lo taladró. Tal fue el núcleodel Gun-Club.

Un mesdespuésde su formación, ya contaba con 1.833 miembros efectivos y 30.575 socioscorrespondientes.
A todo el que quería entrar enla sociedad se le imponíala condición, sine qua non,de haber ideado o por lo menos perfeccionado un nuevo cañón, o,a faltade cañón, unarmade fuego cualquiera. Pero fuerza esdecir que los inventoresde revólveresde quince tiros,de carabinasde repetición ode sables-pistolas no eran muy considerados. En todaslas circunstancias losartilleros privaban y merecíanlapreferencia.
-La predilección que se les concede -dijo un día unode los oradores más distinguidosdel Gun-Club- guarda proporción conlas dimensionesde su cañón, y está en razón directadel cuadradode las distanciasalcanzadas por sus proyectiles.
Fundado el Gun-Club, fácil es figurarse lo que produjo en este género el talento inventivode losamericanos.Las máquinasde guerra tomaron proporcionescolosales, y los proyectiles, traspasando los límites permitidos, fuerona mutilar horriblementea másde cuatro inofensivos transeúntes. Todasaquellas invenciones hacían parecer poca cosa a los tímidos instrumentosde la artillería europea.
Júzguese porlas siguientes cifras:
En otro tiempo, una baladel treinta y seis,ala distanciade 300 pies,atravesaba treinta y seis caballos cogidosde flanco y...
tracking img