Juyuco-resumen

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (351 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Adiós al autor de Juyungo
Falleció Adalberto Ortiz

A los 89 años (los iba a cumplir el próximo domingo 9 de febrero) falleció ayer en esta ciudad el escritor esmeraldeño Adalberto Ortiz Quiñónez,autor de poemas, cuentos y novelas en los que hacía alusión al tema de la negritud. Junto con Nelson Estupiñán Bass (quien murió el año pasado) y Antonio Preciado, fue una de las mayores voces de laraza negra, que era su raza.

Nació el 9 de febrero de 1914 y se graduó de normalista en 1937 en Quito. Su primera vocación fue la poesía.

Escribió obras como Jolgorio, Tierra son y tambor yluego vino su obra más difundida y traducida, Juyungo, que el crítico Hernán Rodríguez Castelo califica como la gran novela del negro y el mulato.

Autor de piezas como La entundada, El espejo y laventana y La envoltura del sueño, Ortiz estuvo cercano a los integrantes del llamado Grupo de Guayaquil, los mayores representantes del realismo social. Fue Gallegos Lara quien desde su columna dediario El Telégrafo lo presentó como el poeta negrista, defensor de su raza y de su poesía.

Ortiz alternó el magisterio con su carrera literaria. También ejerció funciones diplomáticas en México,Francia, Panamá y República Dominicana, y dio curso a otra de sus vocaciones, la pintura, en la que privilegiaba la naturaleza. Fue profesor visitante durante un año en la universidad norteamericana deHoward y dictó conferencias en universidades francesas.

Se casó con Violeta Adoum, hermana del escritor Jorge Enrique Adoum, con quien procreó a Lorna. De su segundo matrimonio, que contrajo conMagdalena Ordeñana, son fruto Natalia y Fernando.

En 1996 ganó el Premio Nacional Eugenio Espejo por su dedicación a la literatura. Los últimos años de su vida transcurrieron en Guayaquil, donde vivíasolo en su casa de la ciudadela Los Ceibos, frente a Mi Comisariato, sitio al que solía concurrir (antes de enfermar) para tomarse un café o conversar. Sus restos, que se velan en una de las salas...
tracking img