Karl marx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 67 (16631 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Karl Marx. Trabajo asalariado y capital

II

¿Que es lo que determina el precio de una mercancía?

Es la competencia entre compradores y vendedores, la relación entre la demanda y las existencias, entre la apetencia y la oferta. La competencia que determina el precio de una mercancía tiene tres aspectos.

La misma mercancía es ofrecida por diversos vendedores. Quien venda mercancías deigual calidad a precio más barato, puede estar seguro de que elimina del campo de batalla a los demás vendedores y se asegura mejor venta. Por tanto, los vendedores se disputan mutuamente la venta, el mercado. Todos quieren vender, vender lo más que puedan, y, si es posible, vender ellos solos, eliminando a los demás. Por eso unos venden más barato que otros. Tenemos, pues, una competencia entrevendedores, que abarata el precio de las mercancías puestas a la venta.

Pero hay también una competencia entre compradores, que, a su vez, hace subir el precio de las mercancías puestas a la venta.

Y, finalmente, hay la competencia entre compradores y vendedores; unos quieren comprar lo mas barato posible, otros vender lo más caro que puedan. El resultado de esta competencia entre compradores yvendedores dependerá de la relación existente entre los dos aspectos de la competencia mencionada más arriba; es decir, de que predomine la competencia entre las huestes de los compradores o entre las huestes de los vendedores. La industria lanza al campo de batalla a dos ejércitos contendientes, en las filas de cada uno de los cuales se libra además una batalla intestina. El ejército cuyastropas se pegan menos entre sí es el que triunfa sobre el otro.

Supongamos que en el mercado hay 100 balas de algodón y que existen compradores para 1.000 balas. En este caso, la demanda es, como vemos, diez veces mayor que la oferta. La competencia entre los compradores será, por tanto, muy grande; todos querrán conseguir a todo trance una bala, y si es posible las cien. Este ejemplo no es ningunasuposición arbitraria. En la historia del comercio hemos asistido a periodos de mala cosecha algodonera, en que unos capitalistas coligados pugnaban por comprar, no ya cien balas, sino todas las reservas de algodón de la tierra. En el caso que citamos, cada comprador procurará, por tanto, desalojar al otro, ofreciendo un precio relativamente mayor por cada bala de algodón. Los vendedores, que vena las fuerzas del ejército enemigo empeñadas en una rabiosa lucha intestina y que tienen segura la venta de sus cien balas, se guardarán muy mucho de irse a las manos para hacer bajar los precios del algodón, en un momento en que sus enemigos se desviven por hacerlos subir. Se hace, pues, a escape, la paz entre las huestes de los vendedores. Estos se enfrentan como un solo hombre con loscompradores, se cruzan olímpicamente de brazos. Y sus exigencias no tendrían límite si no tuvieran, y muy concreto, las ofertas de los compradores más insistentes.

Por tanto, cuando la oferta de una mercancía es inferior a su demanda, la competencia entre los vendedores queda anulada o reducida al mínimo. Y en la medida en que se atenúa esta competencia, crece la competencia entablada entre loscompradores. Resultado: alza más o menos considerable de los precios de las mercancías.

Con mayor frecuencia se da, como es sabido, el caso inverso, y con inversos resultados: exceso considerable de la oferta sobre la demanda; competencia desesperada entre los vendedores, falta de compradores; lanzamiento de las mercancías al malbarato.

Pero ¿que significa eso del alza y la baja de los precios? ¡Quequiere decir precios altos y precios bajos? Un grano de arena es alto si se mira al microscopio, y comparada con una montaña, una torre resulta baja. Si el precio está determinado por la relación entre la oferta y la demanda, ¿qué es lo que determina esta relación entre la oferta y la demanda?

Preguntemos al primer burgués que nos salga al paso. No se parará a meditar ni un instante, sino...
tracking img