Kelsen

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6270 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
KELSEN O LA CIENCIA IMPOSIBLE
SUMARIO: I. La función social de la ciencia jurídica. II. El reconocimiento del derecho. III. Kelsen, las condiciones de existencia de la ciencia jurídica y la analítica jurídica. IV. La descripción de normas válidas.V. La eficacia de los sistemas jurídicos.
I. LA FUNCIÓN SOCIAL DE LA CIENCIA JURÍDICA
Los juristas gustan recordar que, en todas las sociedadesconocidas hasta ahora, existe el derecho. Y no se refieren a la ciencia jurídica, sino al derecho en tanto conjunto de normas; en general no se interesan por saber si la suya es una actividad científica o no: lo importante es que existe. Y en esto último tienen razón: en efecto ¿qué importancia tiene si es o no una ciencia? ¿acaso no es una actividad de primordial importancia en una sociedad? Pero,entonces, ¿porqué la teoría general del derecho se ha lanzado a la discusión acerca de si lo es, y en su caso cuáles son las condiciones de su reconocimiento como tal? ¿para qué tanto esfuerzo por dilucidar algo que a los propios juristas no les interesa? ¿cuándo se ha visto a un abogado o a un juez preocuparse por el hecho de que algún filósofo desconozca el carácter científico de su trabajo, o deque los teóricos quieran marcarle los pasos a seguir para realizar su trabajo?
La filosofía del derecho dominante hasta hace cincuenta años (aunque en algunas facultades aún domina), la que se interesaba más en el derecho natural y la justicia, no discutía tantas precisiones al respecto. Pero la teoría contemporánea sí se ha lanzado decididamente a la liza, y tiene como una de sus tareasprincipales dilucidar qué es la ciencia jurídica -entiende por ello la dogmática jurídica- y cuáles son sus condiciones de verificabilidad.
Pero ¿qué es lo que hacen los juristas, que tanto preocupa a los teóricos? Los juristas realizan la faena de decir qué es lo que debe o no debe hacerse bajo pena de sanción. Trátese del jefe o brujo de alguna pequeña tribu originaria, del pontífice romano, del jefe ojefes más ancianos de las comunidades indígenas de México, o de los abogados que existimos en las sociedades modernas, el trabajo encomendado ha sido siempre el mismo: decir qué es lo que hay que hacer cuando se producen determinadas conductas, determinados sucesos. El brujo tal vez debe decir incluso qué debe hacerse frente al desencadenamiento de fuerzas naturales, y no solamente frente a laproducción de conductas. Los actuales abogados deben discutir entre ellos para decidir qué es lo que alguien, un ciudadano o un funcionario, debe hacer. Y existen jerarquías entre esos juristas: algunos proponen lo que debe hacerse; otros lo solicitan respetuosamente; aquellos otros deciden; pero otros más deciden a su vez, cuando otros previos dicen que lo que dijeron los primeros, no está deacuerdo con lo que ellos piensan que dicen las leyes. En fin, de lo que se trata es, nada menos, de decir las conductas que deben producirse. Obsérvese que casi ningún funcionario público, por encumbrado que esté, pone la firma a una decisión que previamente no haya consultado con sus asesores jurídicos. Y si se trata del parlamento, es completamente usual que los partidos consulten a sus abogados antesde discutir algún proyecto: nadie desea, en los regímenes de la democracia real, ser blanco de críticas relacionadas con alguna voluntad de violar la Constitución.
Es decir, la profesión de la jurisprudencia cumple la función de decir qué es lo que se puede o no se puede hacer; pero no por ello ha de creerse que los juristas están de acuerdo entre sí; por el contrario, tratándose de unaprofesión tan ligada con el uso del poder, no es de ninguna manera asombroso que haya juristas para todos los colores políticos.
II. EL RECONOCIMIENTO DEL DERECHO
El brujo o el jefe, tanto como los juristas profesionales, tienen como función social, la de reconocer como derecho lo que el Estado quiere hacer obedecer. En sociedades originarias, pequeñas, precapitalistas, algún anciano, o un grupo de...
tracking img