Koch Historia De La Tuberculosis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2612 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de julio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rev Chil Infect Edición aniversario 2003; 48-50

La tuberculosis después del descubrimiento de Koch
WALTER LEDERMANN D.

Tuberculosis after Koch’s discovery
En dos ocasiones anteriores me he referido en estas notas a la historia de la tuberculosis: la primera vez, al comentar la rivalidad entre franceses y alemanes en su carrera por descubrir a la bacteria causante, y la segunda, al relatarlos hechos precedentes al descubrimiento de Koch. En esta tercera oportunidad quiero referirme a sucesos posteriores a este hallazgo. Otro sabio que en esta historia sufrió, como Villemin, del despojo y del olvido, fue Paul Ehrlich, el autor de la tinción que posibilitó el método diagnóstico de la baciloscopía. Koch empleaba azul de metileno alcalino, seguido por la tinción de Bismarck, método alcual, de acuerdo a Loeffler, llegó sólo por accidente. Ehrlich, en cambio, fundamentó su método en el carácter ácido-alcohol resistente a la decoloración, propio del bacilo tuberculoso, para evidenciar el cual utilizó ácido nítrico y tiñó con violeta de genciana o fucsina, en presencia de anilina disuelta en agua. Ehrlich comunicó su descubrimiento el 1 de mayo de 1882, fecha en que comienza lainsólita historia de la tinción “de Ziehl-Neelsen”, a la cual ya nos hemos referido en una ocasión anterior (Colones y Pinzones de la Microbiología). Franz Ziehl, un bacteriólogo alemán (1857-1926), prácticamente no aportó nada : propuso utilizar ácido carbólico en lugar de anilina, alternativa que ya había mencionado el propio Ehrlich. En cuanto a Karl Adolf Neelsen, un patólogo alemán que tuvouna vida muy breve (1854-1894), cambió la genciana por fucsina -también una alternativa de Ehrlich- y el ácido nítrico por sulfúrico. Ni Ziehl ni Neelsen hicieron publicación alguna ni se atribuyeron autoría: el nombre de la tinción surgió de una simple nota al pie de una página, en una publicación que Johne hiciera en 1885. Heinrich Albert Johne, también un patólogo alemán de la época (1839-1910),fue el descubridor del llamado Mycobacterium paratuberculosis, causante de una diarrea crónica del ganado; tanto el bacilo como la enfermedad perpetúan el nombre de quien, aparentemente por no molestarse en buscar una referencia, atribuyó la idea original a dos modificadores de ella. ¡En qué frágiles fundamentos puede construirse una nombradía eterna!. Koch reconoció que su propia coloraciónquedaba superada por la de Ehrlich y, buscando recuperar el crédito después del fracaso terapéutico de su Heilmittel -que había permitido un violento y triunfal contragolpe de Virchow, al certificar que su inyección aumentaba la intensidad de la lesión tuberculosa- causó sensación en 1901 con su conferencia en el Saint James Hall, durante el Congreso Británico de Tuberculosis, al demostrar que losbacilos humano y bovino no eran idénticos. En colaboración con Schütz comprobaron que el bacilo humano no causaba tuberculosis al ganado. No eran novedad estas diferencias, en parte establecidas por Villemin y Teobald Smith, pero igual hicieron efecto y la popularidad de Koch revivió y pudo retomar su corona de Rey de la Tuberculosis, quedando establecida la separación actual entre las especies M.tuberculosis y M. bovis. Para la comodidad de nuestra historia, las consideraremos un complejo, siguiendo la moda actual. Por su parte, Behring creía que el bacilo bovino se transformaba en humano al parasitar al hombre, lo que no pudo demostrar. Luego de establecer claramente la distinta identidad de ambos bacilos, Koch cometió otro error al sostener que el bovino casi no producía tuberculosis en elhombre, afirmación que llevó a la formación en Gran Bretaña de una Royal Comission para estudiar el problema. Fruto del trabajo de esta comisión y tras el análisis de numerosas autopsias en niños menores de trece años, F. Griffith y S. Griffith publicaron en 1911 que el bacilo bovino aportaba el 16,8% de los fallecimientos por tuberculosis. Entre los errores curiosos de la época, merece...
tracking img