La adultera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1781 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
JESÚS Y LA ADÚLTERA

Vicente Páez Muñoz de Morales

JESÚS Y LA ADÚLTERA 1 Texto 2 Comentario del texto 3 Escribas y fariseos 4 Ley de Moisés 5 Adúltera 6 Jesús. 1 Texto “Al amanecer se presentó Jesús de nuevo en el templo; acudió el pueblo en masa; Él se sentó y se puso a enseñarles. Los letrados y fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio, la pusieron en medio y lepreguntaron: - Maestro, a esta mujer la han sorprendido en flagrante adulterio; la ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; ¿tú que dices? Le preguntaban esto con mala idea, para tener de qué acusarlo. Jesús se inclinó y se puso a hacer dibujos con el dedo en el suelo. Como insistían en la pregunta, se incorporó y les dijo: - A ver, el que no tenga pecado, que le tire la primera piedra. Volvió ainclinarse y siguió escribiendo en la tierra. Al oír aquello se fueron saliendo uno a uno, empezando por los más viejos, y Él se quedó solo

con la mujer, que seguía allí delante. Se incorporó y le preguntó: ¿Dónde están los otros? ¿Ninguno te ha condenado? Contestó ella: -Ninguno, Señor. Jesús le dijo: Pues tampoco yo te condeno. Vete y en adelante no vuelvas a pecar” (Jn 8,2-11). 2 Comentariodel texto Jesús predicó su infinita misericordia muchas veces en parábolas, afirmaciones razonadas, y frases sueltas; y la hizo efectiva con una pecadora a quien perdonó en casa de un fariseo (Lc 7,36-50), con un paralítico (Mt 9,1-8; Mc 2,1-12; Lc 5,17-26), con el buen ladrón en la cruz (Lc 23,39-43) y con la mujer adúltera, hecho evangélico que vamos a comentar. En esta narración podemosdistinguir cuatro elementos principales: escribas y fariseos, ley de Moisés, Jesús, y la mujer adúltera. 3 Escribas y fariseos Los escribas en tiempo de Jesús eran los judíos expertos en la Sagrada Escritura, doctores y maestros de la Ley, que conocían e interpretaban la Biblia con autoridad. En nuestros tiempos podrían equipararse a los doctores en Sagrada Escritura. Los fariseos eran judíosescrupulosamente piadosos en el cumplimiento de la ley y fervorosos

observantes de la Tradición oral. Cifraban la santidad en el cumplimiento minucioso, riguroso y exagerado de leyes pequeñas, omitiendo sustancialmente la Ley de Dios o acoplándola a obras externas, principalmente oraciones verbales y ayunos exagerados. En nuestros días podrían identificarse con los cristianos exaltados en su fe que ponenla perfección evangélica en la observancia de muchas prácticas piadosas, omitiendo el cumplimiento de la obligación y la caridad, virtud fundamental de la vida cristiana. Los escribas y fariseos sorprendieron a una mujer en flagrante adulterio, en el mismo momento en que se estaba cometiendo el delito, que es lo que significa el adjetivo flagrante. ¿Qué pasó con el adúltero? ¿Por qué no loacusaron? ¿Se escapó? ¿Le dejaron escapar? ¿Quién presenció el adulterio para testificarlo? Se advierte claramente la maniobra política que Jesús advirtió y hábilmente rebatió. Es un pecado de injusticia que clama al Cielo acusar y condenar en otros los mismos o parecidos pecados que nosotros hemos cometido o cometemos, pues “vemos la paja en el ojo ajeno y no la viga que tenemos en el nuestro”, nos diceJesús en el Evangelio. 4 La ley de moisés La ley de Moisés mandaba la pena de muerte por lapidación para los adúlteros. En el libro del Levítico y del Deuteronomio estaba establecido

apedrear a los adúlteros: “Si un hombre comete adulterio con la mujer de su prójimo, será muerto tanto el adúltero como la adúltera” (Lev 20,10; Deum 22,22-24). En el Antiguo Testamento existían muchas leyesreligiosas, no divinas, dictadas por distintos profetas y reyes para los judíos de aquellas épocas, y, sobre todo, algunas leyes de Moisés, que consistían en algunos preceptos y ceremonias que dio al pueblo para su gobierno y el culto divino de su tiempo. Por ser humanas, podían ser sustituidas por otras, suprimidas o mejoradas, como fue el caso del divorcio, autorizado por Moisés (Mt 19,79). Jesús...
tracking img