La ansiedfad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (577 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Ansiedad     |
Recuerdo la desazón de mi alma infantil cuando en mi casa se producían  discusiones entre mis padres, o mi madre enfermaba de un mal enigmático que la dejaba exhausta y como en laantesala de la muerte. La ansiedad y preocupación que atormentaban mi alma tierna y sensible contrastaba con la actitud despreocupada e incolora de mi hermano Francis. No podía comprender esecontraste en la forma de afrontar una misma situación tan penosa para mi y tan indolente para él. No cabe duda que los seres humanos enfrentamos las mismas circunstancias adversas con un grado distinto deansiedad y preocupación. |
Las formas de vida y exigencias que impone el ritmo de vida en el hombre actual, con los desafíos de inseguridad e incertidumbre en cotas altísimas está generando unasociedad enferma de ansiedad, que para liberarse de ella recurre a fármacos, terapias alternativas (yoga, meditación trascendental, acupuntura, etc.) y un sinfín de entretenimientos para ocultar la realidadpenosa de no ver un horizonte claro. El futuro es incierto, el presente opresivo, nos queda la nostalgia del pasado, que como diría el poeta Jorge Manrique, “a nuestro parecer, cualquier tiempopasado fue mejor”. Jesús dijo que estos tiempos de ansiedad extrema llegarían a la sociedad que precede a su segunda venida. Una sociedad confundida y desfalleciendo por el temor y la incertidumbre de unavida sin soportes sólidos para aguantar la presión ambiental de un mundo a la deriva. Sin embargo, dijo también a sus discípulos  que cuando esas cosas comiencen a suceder, “erguíos, cobrad ánimo, ylevantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”. (Lucas, 21:25-28)También dijo: “No os afanéis por vuestra vida, alimento y vestido, vuestro Padre celestial sabe y provee a vuestrasnecesidades. No os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana se cuidará de si mismo. Bástele a cada día sus propios problemas” (Mateo, 6:25-34).El apóstol Pablo nos enseña que no estemos...
tracking img