La atalaya

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2585 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Ven, sé mi seguidor”
“Si alguien quiere venir en pos de mí, repúdiese a sí mismo y tome su madero de tormento día tras día y sígame.” (LUC. 9:23)
POCO antes de terminar su ministerio, Jesús estaba predicando en Perea, una región ubicada al noreste de Judea, al otro lado del Jordán. Allí, un joven se le acercó y le preguntó qué tenía que hacer para heredar la vida eterna. Al ver que el jovenestaba cumpliendo fielmente la Ley de Moisés, Jesús le hizo esta extraordinaria invitación: “Ve, vende las cosas que tienes, y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo, y ven, sé mi seguidor” (Mar. 10:21). ¡Imagínese: seguir a Jesús, el Hijo unigénito de Dios!
2 Aunque aquel joven rechazó la invitación, hubo quienes sí la aceptaron. Ya antes Jesús le había dicho a Felipe: “Sé mi seguidor”(Juan 1:43). Felipe accedió y más tarde llegó a ser uno de los apóstoles. Jesús invitó también a Mateo y recibió la misma respuesta (Mat. 9:9; 10:2-4). De hecho, Jesús “dijo a todos: ‘Si alguien quiere venir en pos de mí, repúdiese a sí mismo y tome su madero de tormento día tras día y sígame de continuo’” (Luc. 9:23). De modo que todos los que aman la justicia pueden seguir a Jesús si de verdad lodesean. ¿Es ese su caso? La mayoría de nosotros ya hemos aceptado la afectuosa invitación de Jesús, y al predicar le hacemos a la gente la misma invitación.
3 Lamentablemente, hay quienes se han interesado en la verdad de la Biblia, pero en vez de avivar ese interés y seguir a Jesús, han aflojado el paso y se han ido a la deriva (Heb. 2:1). Y nosotros, ¿cómo podemos seguir a Jesús con constancia?Algo que nos ayudará es hacernos estas preguntas: “¿Qué me motivó en un principio a seguir a Jesús? ¿Qué significa realmente ser seguidor de Jesús?”. La respuesta a estas dos preguntas nos dará las fuerzas para continuar en el camino que hemos escogido y ayudar a otras personas a seguir a Jesús.
¿Por qué seguimos a Jesús?
4 El profeta Jeremías dijo lo siguiente: “Bien sé yo, oh Jehová, que alhombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jer. 10:23). La historia ha confirmado la veracidad de esas palabras. Cada vez está más claro que los seres humanos imperfectos no pueden gobernarse con éxito. En cambio, Jesús es el único que reúne las condiciones necesarias para ser nuestro gobernante, y por eso aceptamos su invitación deseguirlo. ¿Por qué estamos tan seguros de que él es quien mejor puede dirigirnos?
5 En primer lugar, Jehová mismo escogió a Jesús para que fuera nuestro Caudillo. ¿Y quién podría haber hecho una mejor elección que nuestro Creador? En segundo lugar, Jesús tiene cualidades dignas de admirarse e imitarse (léase Isaías 11:2, 3). Él es un ejemplo perfecto para nosotros (1 Ped. 2:21). Y en tercerlugar, Jesús se preocupa profundamente por sus seguidores, lo cual demostró cuando dio su vida por ellos (léase Juan 10:14, 15). Él es un pastor que se interesa por sus ovejas, un pastor que nos ayuda a vivir una vida feliz hoy y a forjarnos un futuro eterno (Juan 10:10, 11; Rev. 7:16, 17). Estas y otras fueron las razones que nos motivaron a seguir a Jesús. Ahora bien, ¿qué significa realmente serseguidor de Jesús?
6 Ser seguidor de Cristo significa más que solo llamarse cristiano. Hoy día, unos dos mil millones de personas afirman que son cristianas, pero sus acciones no están de acuerdo con las leyes de Dios, por lo que en realidad son “obradores del desafuero” (léase Mateo 7:21-23). Tal como les explicamos a las personas que se interesan en la invitación de Jesús, para ser un cristianoverdadero hay que esforzarse por seguir el ejemplo y las enseñanzas de Cristo en todo momento de la vida. Analicemos ahora algunos rasgos de la personalidad de Jesús y veamos cómo podemos imitarlos.
Imitemos la sabiduría de Jesús
7 Aunque Jesús tiene muchas cualidades dignas de imitarse, solo nos concentraremos en cuatro de ellas: su sabiduría, su humildad, su celo y su amor. Primero hablemos de...
tracking img