La banalidad del mal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1083 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 11 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Reseña crítica de libro de lectura.

Título: Eichmann en Jerusalén.
Autora: Hannah Arendt

Lo que esconde la normalidad

La satisfacción que alguien experimenta cuando lee un libro que le gusta es muy grata. Cuando este libro ha conseguid engancharte y el tiempo dedicado a sus páginas ha sido un disfrute, la gratificación es aún mayor. Si además el título que has leído se convierte en unade tus lecturas básicas y pasas a considerarlo uno de tus libros de cabecera, puedes llegar hasta la vanagloria. Este ha sido el caso de Eichmann en Jerusalén.

En la obra, Hannah Arendt emplea el juicio contra un detenido por haber pertenecido a las capas altas del nacionalsocialismos alemán, para hacer una revisión de los sufrimientos de los judíos durante el exterminio que se dio en elperiodo de la segunda Guerra Mundial, además de las motivaciones y hechos que llevaron a los nazis a consumarlo. Las páginas del libro cuentan la historia de Adolf Eichmann, quien fuera uno de los principales oficiales nazis en relación con la cuestión judía, “era el especialista en asuntos judíos” y fue el encargado de “evacuar” a miles de personas y encaminarlas hacia una muerte anunciada yprácticamente segura. Así, el protagonista fue capturado en Argentina y llevado a Israel para ser juzgado por su implicación en la “Solución Final”.

En el relato del juicio, Hannah Arendt va explicando las situaciones que se dieron durante todo el proceso de concentración y exterminio de los judíos del centro y este de Europa, e intenta aclarar el grado de implicación en los asesinatos en masa delacusado. Por ello, se ve reflejada en la obra una perfecta descripción de la jerarquía nazi, de las fórmulas utilizadas para matar, de los lugares de las matanzas, de las reacciones de las personas y los gobiernos, de las implicaciones…, en definitiva, de la realidad. Y este es un punto clave en la escritura de Arendt, la realidad contada de manera sencilla y profunda, con una estilo politológico yperiodístico que consigue enganchar al lector. De hecho, Eichmann en Jerusalén, aclara cómo funcionaba toda la maquinaria de exterminio del régimen Nazi.

Pero Arendt no se queda ahí, también muestra las deficiencias jurídicas del proceso contra el acusado, basadas en el hecho de que la sentencia final estuviese decidida de antemano, según asegura la autora. Este es un punto central del libro, yaque el juicio se celebraba en Israel, con la presión de miles de judíos afectados por el Holocausto, por lo que del resultado final del proceso no podían esperarse grandes sorpresas. Así, la autora narra lo que ella considera más un espectáculo en el que se cuentan los horrores acontecidos, que un juicio con garantías.

No obstante, tal vez una de las cosas que más destaca la autora en ellibro y que de nuevo se confiere como un elemento central del análisis realizado por Arendt es la constatación de la banalidad del mal. Esta es la principal tesis que se plantea en el texto y en la centra la mayor parte del tiempo. Hannah Arendt hace un reflejo claro de la personalidad de Eichmann, y en su análisis lo describe como una persona normal que actúa bajo determinadas circunstancias queprácticamente le impiden descubrir que está actuando mal. El protagonista se escuda en que está actuando bajo órdenes, lo cual no le exime de culpa, pese a que el cree que sí:

“En aquel momento, sentí algo parecido a lo que debió sentir Poncio Pilatos, ya que me sentí libre de toda culpa.”

“En tanto en cuanto Eichmann podía comprobar, nadie protestaba, nadie se negaba acooperar.”

Estas son dos citas literales del libro, que junto a otras, la autora utiliza para intentar explicar cómo la conciencia de Eichmann estaba tranquila, al igual que la del resto de funcionarios de la Alemania nazi, ya que en el contexto que se describe no había nada que despertase las conciencias de las personas, pues el cumplimiento de la ley, dictada por Hitler, era lo que primaba....
tracking img