La batalla de azcapotzalco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1035 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La batalla de Azcapotzalco.
Para agosto de 1821, el Ejército de las Tres Garantías se había posesionado de la mayoría de poblaciones de la Nueva España, quedando sólo como bastiones fuertes realistas, la Ciudad de México y Veracruz. Estos dos siendo puntos estratégicos del ejército realista, lo cual era de vital importancia tomarlos.
La Ciudad de México, como capital del Virreinato de NuevaEspaña era el punto clave y decisivo para poner fin a la lucha independentista mexicana, por lo que las fuerzas realistas se vieron en la necesidad de defenderla a toda costa. El Ejército Trigarante, por su parte, rodeaba la plaza con sus campamentos militares en los pueblos vecinos de la periferia. Los campamentos realistas se encontraban apostados en Tacuba y en la antigua hacienda de Clavería.17 de Agosto de 1821.
Ya eran alrededor de las nueve con cincuenta y ocho minutos cuando el coronel Anastasio Bustamante entraba por el portón de la Hacienda de Clavería, caminando apresuradamente y con paso firme hasta llegar al casco de la hacienda donde se reuniría con el Coronel Luis Quintanar y los demás militares de alto rango que fueron encargados unas semanas atrás por Agustín deIturbide que realizaran la acción en contra de la capital.
La junta comenzó en la improvisada cámara de guerra, informando sobre los últimos sucesos. Bustamante informaba sobre su victoria en las haciendas de Cristo y Careaga y sobre las bajas que había sufrido en estas dos batallas. Los hombres que escuchaban los relatos de Bustamante se sorprendían con la inteligencia militar que tenía este hombre,cuando en ese momento Nicolás de Acosta abrió los ojos dándose cuenta de que con la toma de estas dos haciendas, su siguiente paso era más que obvio y este era tomar Azcapotzalco. Los insurgentes decidieron que Acosta debía ser quién iniciara el ataque en la ciudad de Azcapotzalco.

Era sábado por la mañana cuando los gallos de la hacienda de Clavería despertaron a Encarnación Ortiz, un hombre de37 años de edad que se había unido a la lucha aproximadamente medio año atrás. Era un hombre común, un campesino endeudado con muchas tiendas de raya de las Nueva España.
Ortiz sabía que era el día en que se presentaría el militar muy importante en la hacienda, así que decidió apresurarse con sus labores y estar lo más presentable que pudiera. Primero fue a reportarse con la persona que estaba acargo del lugar y a esperar que le asignaran algún trabajo. El hombre que estaba a cargo le asigno una de las tareas relativamente simples, contar la munición y la artillería. Pachón Ortiz quedo satisfecho con su tarea y se dirigió a contar la munición (Le apodaban Pachón porque era un hombre con sobrepeso). Pachón de camino hacia el patio se encontró con Fernando Perera un hombre alto perodemasiado flaco que se unió al movimiento insurgente el mismo día que él. –Buenos días Nando. Dijo Ortiz. -¡Qué pasó Pachón! Le respondió su amigo. –Pus voy a contar las moniciones. –Gran trabajo. Da gracias que no te ha tocado levantar la suciedad de los caballos como a mí. Los dos tiraron una carcajada y después se separaron para cumplir cada quien sus labores.
Pasaron alrededor de cuatro horascuando Pachón terminó de contar la munición, quedo más que agotado cuando uno de los militares de alto rango que se encontraba en la hacienda convocó a todos los hombres a reunirse en el patio central de la hacienda. Después de una hora todos los hombres del campamento estaban conglomerados en el patio de la hacienda recibiendo las instrucciones de Nicolás Acosta para la toma de Azcapotzalco. Laestrategia era simple, tan solo tendrían que rodear Azcapotzalco y resistir hasta que el batallón de Bustamante entrara a sofocar el ejército realista.
19 de Agosto de 1821.
Nicolás Acosta y su batallón entraron en Azcapotzalco tomando el puente del Rosario. Habían perdido muy pocos hombres. Entonces fue aquí donde inició el verdadero combate. El general Manuel Concha al escuchar los disparos...
tracking img