La batalla de cada hombre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2295 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La batalla de cada hombre

por Stephen Arterburn, publicado en la Revista ENFOQUE (Unilit) número 28

A un veterano de la Segunda Guerra Mundial llamado B.J. «Bernie» Baker, le informaron que se estaba muriendo de cáncer en los huesos. Como solo le pronosticaron dos años más de vida, les dijo a los médicos que lucharan en contra de la enfermedad con todos los medios posibles. «Aplíquenme lostratamientos», dijo él. «Continuaré viviendo mi vida». Mientras tanto, él y su esposa encontraron tiempo para dar un largo viaje por Alaska en una casa móvil, disfrutar una excursión de pesca en Costa Rica y varios viajes a la Florida. Nueve años después del diagnóstico inicial, estaba luchando con la falta de aire y la pérdida de sus fuerzas, pero dijo: «Voy a continuar batallando. Qué otraalternativa me queda». No dijo estas palabras en tono de resignación. Eran las palabras de un guerrero, de un verdadero hombre. El cáncer lo golpeó con fuerza, pero él no tenía planes de rendirse. Voy a continuar batallando… ¿Y qué de ti en tus luchas contra una mente y ojos impuros? ¿Cuál es tu opción para luchar? ¿Permanecer atrapado y morir espiritualmente en tu lucha contra la impureza sexual?. ¿Nocrees que ya es tiempo de luchar?. Por supuesto, la batalla será difícil. Tu vida y tu hogar se encuentran bajo una abrasadora ametralladora de sexualidad que sin misericordia arrasa con el paisaje. Dios te dio las armas y te entrenó para la batalla. Dios correrá contigo, pero no correrá por ti. Es tiempo de lanzarte al frente y proceder como un hombre. Ganar cuando la lucha es más intensa Sirecuerdas mi historia (Fred), rechacé algunos pecados sexuales cuando me convertí. Pero no había destruido del todo mis deseos de ceder ante las influencias negativas que nuestra cultura ejercían sobre mí y, por lo tanto, caí en una trampa. A medida que como hombre casado continuaba batallando con la tentación sexual, me cansé de la batalla. A la larga, mientras pasaban los cumpleaños y nada seaclaraba, sentí que me habían engañado. Me sentía asqueado de pecar, asqueado de Satanás y asqueado de mí mismo y ya no quería esperar más. Llegué al punto de sentir vergüenza de mí mismo. Estaba enojado. Quería vencer enseguida y hacerlo en forma decisiva, no en algún momento futuro donde tal vez la edad lograría la victoria por la puerta trasera. Quería vencer cuando la batalla estuviera en su nivelmás intenso. Tú también debes desearlo. Si no vences ahora, nunca podrás saber si eres un verdadero hombre de Dios. Camino a la guerra, camino a la victoria Hace tres años estuve asesorando a Ben, quien dijo desear una vida de integridad sexual, aunque sus palabras solo fueron palabras. «Todavía sigo comprando revistas Playboy», me dijo recientemente. «Parece que no las odio lo suficiente». Hemosconocido a los que fracasaron en su lucha por la pureza sexual, y conocemos algunos que vencieron. ¿Cuál es la diferencia? Los que vencieron, odian su impureza. Habían decidido ir a la guerra y ganar, o morir en el intento. Cada recurso disponible se niveló en contra del enemigo. No lograrás la victoria en esta esfera de tu vida, mientras que no escojas la hombría con todas tus fuerzas. ¿Y por quéno ahora? En el camino hacia una decisión terminante a favor de la pureza sexual, tenemos que hacer varias decisiones difíciles y responder algunas preguntas difíciles: • ¿Durante cuánto tiempo pretendo continuar atrapado? • ¿Durante cuánto tiempo debe esperar mi familia? • ¿Cuánto tiempo debe pasar antes de que pueda mirar a Dios a cara descubierta? Hace varios años Brenda, mi esposa, me hizouna de estas preguntas difíciles. Y aunque se enfocaba en algo aparte del pecado sexual, la historia detrás de ella ilustraba las difíciles decisiones que son necesarias para escapar de la esclavitud sexual. Al cumplir los treinta y

cinco años de edad, de pronto me estremeció profundamente la falta de aceptación por parte de mi padre. Este dolor afectó mi relación con mi esposa e hijos....
tracking img