La batalla de salamina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1753 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Antecedentes históricos

En el año 490 a. C. los atenienses lograron derrotar al ejército persa en la batalla de Maratón. Después de la batalla, la flota y el ejército persa se retiraron al Asia Menor. Atenas se convirtió en la potencia predominante de la Hélade.

Darío I, rey de Persia, murió en el año 486 a. C. cuando preparaba una segunda campaña contra Grecia, le sucedió en el trono suhijo Jerjes I. Este continuó con la preparación de la aplazada invasión a Grecia en la que empleó cuatro años. En esta preparación hizo construir un canal en la península de Salónica para que pasaran sus naves, acumuló provisiones para el ejército a lo largo de la ruta por Tracia y construyó dos puentes de barcas en Sardes para que el ejército cruzara el estrecho de los Dardanelos.

En esa épocavivía en Atenas un político y militar de nombre Temístocles que, con gran clarividencia, tras la victoria de Maratón predicó que ésta significaba únicamente el comienzo de la guerra contra Persia y no el fin como estimaba la mayoría. Manifestó que en una guerra contra Persia lo único que podría salvar a Atenas era contar con una poderosa flota con la cual ejercer el dominio del mar.

Coincidióque en esa época, 483 a. C., se descubrió en Laurión, al sur de Atenas, un rico yacimiento de plata. Los atenienses, al principio, quisieron repartir la riqueza del mineral entre los ciudadanos, pero Temístocles convenció a la Asamblea de que se gastara esta riqueza en construir la poderosa flota que se necesitaba. Con las ganancias se construyeron doscientos trirremes.

En el invierno del año 481a. C., Jerjes inició su campaña contra Grecia cruzando el Helesponto por los puentes construidos con barcos.
De las Termópilas a Salamina.

El Congreso de las ciudades griegas, conformado por 31 ciudades y presidido por Esparta, decidió enfrentarse a los persas enviando su flota a Artemisio, en la costa noroccidental de la isla de Eubea, y al ejército mandado por Leónidas I, rey de Esparta, alpaso de las Termópilas. El ejército persa derrotó a los griegos muriendo Leónidas y sus hoplitas, sin los efectivos suficientes para enfrentar a los persas.

Después de la derrota en las Termópilas, en agosto de 480 a. C., en Atenas reinaba la consternación. Sin embargo, en lugar de rendirse, los atenienses fortificaron y guarnecieron la Acrópolis y evacuaron Atenas y el Ática trasladando a susfamilias a Egina, Salamina y Trecén. El ejército griego se retiró tras el muro de seis kilómetros de largo que cruza el Istmo de Corinto protegiendo la entrada al Peloponeso.

El oráculo de Delfos fue consultado y ofreció la siguiente profecía: la victoria griega pasaría por la construcción de una muralla de madera. Esta muralla de madera fue interpretada por Temístocles como una formación debarcos.

La mayoría de los líderes griegos consideraba que lo mejor era hacer caso a la interpretación de Temístocles; los espartanos, con Euribíades al frente, creían que era preferible presentar batalla en Corinto para tener espacio para replegarse en caso de derrota. Sin embargo, fueron convencidos por Temístocles para luchar en Salamina.

Durante la discusión entre los líderes griegos,Atenas fue destruida tras ser saqueada por las recién llegadas tropas persas, que tomaron este ataque como una revancha por las derrotas sufridas anteriormente. La leyenda cuenta que Jerjes, tras destruir la ciudad, ordenó reconstruirla al día siguiente, aunque ya era tarde y la afrenta jamás le fue perdonada por los griegos.
[editar] Fuerzas participantes

Fuerzas persas: Iban al mando delpropio rey Jerjes. El jefe del ejército era el general Mardonio. El número de hombres van desde los 2.641.610 que indica Heródoto hasta los 150.000 que indican historiadores modernos. El jefe naval era el almirante Ariabignes.2 Las naves de guerra eran 1.207 y los transportes 3.000 proporcionadas por sus aliados: egipcios, jonios, griegos y fenicios. En Salamina no se sabe cuántas naves de guerra...
tracking img