La bestia de 4 cabezas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2369 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA BESTIA DE CUATRO CABEZAS Y YO

Ha sonado el despertador al fin, y entrecierro los ojos por el rayo de luz que entra por tu ventana, me acostumbro y los logro abrir totalmente de una vez. Observo a mis alrededores pero tu no estas, has decidido marcharte ha hacer tus pendientes.

Me estiro y bostezo, expulsando el sueño que todavía quedaba en mi, me levanto de la cama e inmediatamentebusco mi ropa que junto con la tuya esta regada por todo el suelo. Mis pantalones, mi camisa, mis zapatos, mi ropa interior, sí, tengo todo ya. Mientras me visto viene a mi mente una infinidad de pensamientos, pero el que más punza mi cabeza es el tuyo, ¿por qué no te quedaste hasta que me despertara? ¿qué cosas tenias que hacer? ...

Ya con mi cuerpo vestido, entro a tu baño a lavar mi rostro, elagua tibia me termina de despertar, al levantar la mirada, me encuentro de frente con tu espejo y dentro de él a una persona infeliz, insegura, pero sobre todo, masoquista, no deseo verla más, cierro la llave y me dirijo al toallero donde me seco. En tu cocina yace un plato con una ensalada de frutas y junto una nota que dice “FUI AL GIMANASIO, NO ME TARDO”, ahora ¿cómo debo reaccionar, conalegría de saber de que te acordaste de mi o con enfado al entender que preferiste ir al gimnasio que estar conmigo unos minutos más?, prefiero no comer de la fruta que empieza a tornarse marrón, la cual tiro por el fregadero sin dejar rastro alguno y tomo una manzana roja, que me recuerda el tono en que quedan tus labios después de besarnos tanto, esos besos, que me matan con pasión al momento que medrogas con tu saliva.

Saliendo de tu departamento, bajando las escaleras de caracol, vuelvo a pensar, ahora en nuestra relación al 100%, nuestra intermitente relación, con dolor y amor, recordando bien nuestros insultos por teléfono, como rompíamos nuestras cosas materiales del otro y también recordando esas lagrimas que brotaban cual fuente y esos reencuentros en los que no parábamos de hacerel amor. Un ruido me devuelve a la realidad, es mi celular, eres tu, al escuchar tu voz todo se vuelve neutro, no hay bien, no hay mal, al igual que no hay dolor ni “amor”, me dices que deseas que te acompañe todo el día en lo que tengas que hacer, yo respondo sin cuestión alguna que si, ¿qué más puedo hacer? Estoy de vacaciones y mi auto lo he dejado en casa, pasare por ti al gimnasio lo máspronto posible. Cambio mi dirección y ahora tomo una ruta que me lleve donde estés tu.

Durante el trayecto afortunadamente y desgraciadamente no pienso en ti, pienso en mi familia, el cumpleaños de mi hermano esta cerca y yo no he pensado en que regalarle, bueno, creo que lo mejor seria preguntarle a su novia, sí, le pediré algo de ayuda, al fin y al cabo ella pasa más tiempo con él.Finalmente estoy aquí, me dispongo a entrar sin pensar que otra vez me encontrare con esa bestia, aquella de las cuatro cabezas ...

EL ELEFANTE.- Te encuentro en la recepción platicando con unos amigos, sonriendo sin parar y cuando estoy a un metro de ti sueltas una carcajada, enseguida te saludo y ustedes se voltean y me ven. “HOLA, ¿CÓMO ESTAS?” “BIEN, GRACIAS” (ni tan bien en realidad), tu continuascon tu platica y descortésmente no me presentas con tus amistades. Los minutos pasan y yo sigo en silencio de pie junto a ti, te despides de los demás y vas en dirección hacia la salida “BUENAS TARDES, HASTA LUEGO” les digo a ellos y voy detrás de ti al momento que escucho a tus amigos hablar bien de ti, que eres lindo, honesto, confiable, entre otras cosas. Al salir tu rostro cambia y se tornaserio, al preguntarte que te sucede, me respondes molesto que una de tus amistades no te pago un dinero que te había pedido prestado hace ya un mes, seguido de un comentario ofensivo sobre todas tus “amistades” en el gimnasio, que fulano es un pendejo, que perengano es un tacaño, que zutana es una zorra, entre otras cosas. Trato de apaciguarte pero me lo impides, y ahora te enfadas conmigo,...
tracking img