La bilia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1901 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
"La conversión consiste en creer en la muerte y resurrección de Jesús como realidades que se han dado para cada uno y que solo de la mano de Cristo es posible conocer y vivir la riqueza de su amor", dijo el Pontífice.
“Saulo se convirtió, porque gracias a la luz divina, ‘creyó en el Evangelio’. En esto consiste nuestra y su conversión: en creer en Jesús, muerto y resucitado, y abrirse a lailuminación de su gracia divina”, dijo el Santo Padre.
El Papa hizo notar que si bien en el caso de Pablo “algunos prefieren no hablar de conversión, … la experiencia del Apóstol puede ser modelo de toda auténtica conversión cristiana. … Ésta maduró en el encuentro con Cristo resucitado: y fue este encuentro aquello que hizo cambiar radicalmente su existencia. Comprendió que su salvación no depende delas obras buenas realizadas según la ley, sino del hecho que Jesús también murió por él y había resucitado”.
Seguidamente el Pontífice explicó el significado de la conversión: “Convertirse significa creer que Jesús ‘se ha dado a sí mismo por mí’, muriendo en la cruz y resucitando, vive conmigo y en mi. Confiándome a la potencia de su perdón, dejándome tomar de la mano, puedo salir de las arenasmovedizas del orgullo y del pecado, de la mentira y de la tristeza, del egoísmo y de toda falsa seguridad, para conocer y vivir la riqueza de su amor”.

La conversión, por su misma naturaleza, es ante todo y primariamente una realidad personal. Acontece en la intimidad de la persona, en su encuentro con Dios, y conlleva una honda modificación de la orientación existencial que marca, a partir deentonces, la conducta total. La conversión de una transformación interior, personal e intransferible que llega hasta el último fundamento del ser del hombre.

Por Tanto, así dijo Jehová; si te convirtieres, yo te restaurare, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.
Jeremías 15.19
¡Que hermosaspalabras de Dios al Profeta Jeremías y que apropiadas para nuestro tiempo! Es cierto que en este pasaje Dios está hablando a su pueblo en ese tiempo, pero también nos habla a nosotros, muchos siglos después, pues la Palabra de Dios es Eterna y adecuada para cada tiempo, situación y personas.
El camino de Salvación de Dios y Su meta es liberarnos por medio de la nueva vida que nos dio en elmomento que recibimos la nueva vida en Jesús, y es allí donde comienza la conversión verdadera de un cristiano, pues la meta de Dios es liberarnos (1) Del pecado, (2) de lo natural (nuestra naturaleza) y (3) de lo sobrenatural (y de sus aspectos pecaminosos); si nos convertimos (nos volvemos) a Dios, El promete hoy como en los tiempos de Jeremías, restaurarnos,(volvernos en la forma y para lo queoriginalmente fuimos formados) que estaremos en su presencia (por medio del Espíritu) y que si aprendemos a discernir (entresacar lo precioso de lo vil) lo bueno de lo malo, El promete que seremos su boca (Su Palabra, estará en nuestra boca).
Para que esto tenga lugar, nuestra conversión debe ser sincera, interior (de adentro hacia fuera) y los cambios deben reflejarse interior y exteriormente, puescon este propósito esta inspirado este devocional:
1º. Paso – Creer. Este primer paso lo damos cuando creemos en Jesucristo como único y suficiente Señor y Salvador, en nuestro Padre Celestial que lo envió y en el Espíritu Santo que nos dejó y que vive en nosotros; no basta solo con creer en Dios: todo el mundo cree en Dios, todas las religiones respetan, honran y veneran a un Dios.(¿) y algunoshasta dicen que Dios nos ama, seamos o no pecadores y que todos los caminos conducen a Dios, pero si esto fuera cierto, no tendría sentido que Dios hubiera enviado a su unigénito hijo Jesucristo a sufrir y morir, para después resucitarlo y darnos la esperanza de que nosotros también resucitaremos y tendremos con su hijo, vida eterna; no existiría La Biblia, ni las profecías, ni el pueblo judío y...
tracking img