La biología del liderazgo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 20 (4836 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 20 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La inteligencia social y la biología del liderazgo
por Daniel Goleman y Richard Boyatzis

Septiembre 2008

Nuevas investigaciones sobre el cerebro muestran que los líderes pueden mejorar el desempeño del grupo al comprender la biología de la empatía.

La inteligencia social y la biología del liderazgo
por Daniel Goleman y Richard Boyatzis

Daniel Goleman, publicó en estas páginas suprimer artículo sobre inteligencia emocional y liderazgo. La respuesta a “¿Qué hace a un líder?” fue entusiasta. Las personas de la comunidad de los negocios y de otros sectores sociales comenzaron a hablar del papel esencial que juegan la empatía y el autoconocimiento en el liderazgo eficaz. El concepto de inteligencia emocional sigue ocupando un lugar prominente en la literatura sobre el liderazgoy en las prácticas cotidianas de coaching. Pero en los últimos cinco años, la investigación en el campo emergente de la neurociencia social –disciplina que estudia lo que sucede en el cerebro cuando las personas interactúan– está comenzando a revelar nuevas y sutiles verdades sobre lo que hace a un buen líder. El hallazgo más destacado señala que ciertas cosas que los líderes hacen, específicamentedemostrar empatía y adaptarse a los estados de ánimo de los demás, literalmente afecta tanto su propia química cerebral como la de sus seguidores. De hecho, los investigadores han descubierto que la dinámica entre líder y seguidor no se trata de dos (o más) cerebros independientes reaccionando mutuamente en forma consciente o inconsciente. En lugar de aquello, las mentes individuales, en ciertosentido, se fusionan en un solo sistema. Creemos que los grandes líderes son aquéllos cuya conducta apalanca poderosamente el sistema de interconexión del cerebro. En el continuo neuronal, los ubicamos en el extremo opuesto a las personas con serios trastornos soN 1998, UNO DE NOSOTROS,

E

ciales, tales como el autismo o el síndrome de Asperger, que son caracterizados por el subdesarrollo enaquellas áreas del cerebro asociadas con la interacción social. Si estamos en lo correcto, se deduce que una manera potente de convertirse en un mejor líder es encontrar contextos auténticos en los cuales aprender los tipos de conductas sociales que refuerzan el sistema de circuitos sociales del cerebro. Es decir, liderar eficazmente, tiene que ver más con desarrollar un interés genuino en laspersonas y el talento para fomentar emociones positivas en aquéllas cuya cooperación y apoyo usted requiere, que con dominar situaciones, o incluso con dominar conjuntos de destrezas sociales. La idea de que el liderazgo eficaz se trata de tener circuitos sociales poderosos en el cerebro nos ha impulsado a extender nuestro concepto de la inteligencia emocional, el cual habíamos fundamentado en lasteorías de la psicología individual. Un concepto basado más en las relaciones para evaluar el liderazgo es la inteligencia social, la cual definimos como un conjunto de competencias interpersonales construidas sobre circuitos neuronales específicos (y sistemas endocrinos relacionados) que inspiran a los otros a ser eficaces. La idea que señala que los líderes requieren destrezas sociales no es nueva, porcierto. En 1920, Edward Thorndike, psicólogo de Columbia University sostuvo que “el mejor mecánico en una fábrica podría fracasar como capataz debido a la carencia de inteligencia social”. Más recientemente, nuestro colega, Claudio

Copyright ©2008 Harvard Business School Publishing Corporation. All rights reserved. Todos los derechos reservados.

La inteligencia social y la biología delliderazgo

Fernández-Aráoz, descubrió mediante un estudio sobre ejecutivos recién promovidos al más alto nivel, que aquellos que habían sido contratados por su autodisciplina, empuje, e intelecto a veces eran despedidos posteriormente por no tener las destrezas sociales básicas. En otras palabras, las personas estudiadas por Fernández-Aráoz eran sumamente inteligentes, pero su incapacidad para...
tracking img