La calle de los espantos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2002 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La calle de los espantos
(esta algo larga.. be patient)
Para la anhelante de Doña Maria de Ayala, tomar estado y meterse por la fragosa via de la amargura, fue todo uno. El casorio, para ella, fue todo alreves de lo que esperaba, y espero mucho. Durante años fue amontonando con inacabable paciencia y terca laboriosidad, ilusiones y mas ilusiones; primero, como adolescente ensoñadora, enseguida,como vehemente moza casadera y, por fin, como hembra madura finitima a la desesperanza. Tardaron mucho en cuajar las ilusiones, tanto que, cuando ya veia como segura, llena de pabido asombro e ineludible asombro, el quedarse a vestir santos, aparecio, asomandose a la claraboya de su expectante corazon, el recio y curtido milite Don Abel Correa, capitan segundo de milicias.

Cargada de milansias, y por si era el ultimo, no se detuvo a considerar la de Ayala las bondades o maldades del futuro consorte. A la embestida inicial, respondio con una provocativa y feble resistencia, para rendirse luego, con armas y bagajes. Las ardorosas palabras de su amador los fornidos juramentos, las copiosas muestras de ternura, si endoblaron sus brios para llegar a donde ansiaba llegar, el altar, del quebajo convertida en mujer legitima de su hombre, ahi mismo. Y fue cuando el amor cogio por una vereda insospechada.

El corazón aquel, todo arrobos y ternuras antes, resulto aposentamiento de un alma pavorosa y rebufante, a la que carcomian los celos. La que esperaba ser reyna de una mansion llena de atuendos, paro en reclusa. Ni a la ventana permitia el milite que se asomara la mujer. Y, ademasde reclusa, en esclava. El tálamo, solo lo ocupaba en ratos, por que su colchon ordinario era el vivo suelo. Por cualquier nonadilla, la tundia a puntapies; de caricias, unicamente probo la doliente Doña Maria, continuos atronadores y feroces mamporros.

El alacranado milite aislo a la mujer de todo y de todos. Ni a la iglesia, siquiera en cuaresma la dejaba ir; menos al mercado. Bastimientos,ropa, enseres, todo le acarreaba el esposo y carcelero. Y, para quitarle de cuajo la ocurrencia de una evasion, con descomunal candado el Correa estuchaba la puesta de su hogar. Con tamaño calvario, a la de Ayala se le seco el vientre, y no dio hijos. Hasta de ese legitimo y natural consuelo se vio desposeida.

Pero, como las cosas de esta vida no tienen permanencia y como es bien sabido que nohay mal que cien años dure ni enfermo que los aguante, todo se trastoco en la sufrida mujer. El amor de una principio, se le huyo del corazon y se avecindo en el, entonces, un extraño y sutil odio llevado con mucha manderecha; dio de traves a los lamentos y deseco sus ojos; de ahi para adelante, ni una lagrima, ni una queja, una actuosa sumision y mansedumbre.

En su corazon ayermado, empezo aurdir la venganza. Aprovechando que el marido, muy de mañana, con los luceros se iba al cuartel -que entonces era el de la estacada - se dio a vagar por las azoteas, en busca de una casa vacia por donde ganar las calles. Fue cosa de dias y dias. Aun que siempre lo mismo, todas con gente, no callo en desanimo, el que persevera alcanza, asienta - y asienta muy bien - un dicho.

Habiendo dado con loque precisaba, lo demas fue cosa fácil. Muy cerca de su casa habitacion, en la hombrosa calle de la Colmeca o del Testerazo, como tambien la nominaron - hoy 2 de abril - vivia una mujer maleficiosa, llena de habilidades indecibles, que ejercia el arte cisorio, una de esas que se dedica a la nigromancia, a la sorteria y a las cerradas artes divinatorias, y que predecia futuros, cortaba males,desleia a ojos, y enderezaba entuertos con sus astrologias, sus geomancias y sus cábalas. Se hizo diligente discipula de esta y se inicio en el tenebroso arte de la brujeria. En menos de nada, compelida por las dinamicas ansias bindicativas, aprendio a manejar polvos nefiticos, pociones, toda clase de mezclas, pestilentes brebajes, elixires conformativos, muñecos de trapo, sortilegios, ensalmos,...
tracking img