La campanas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 92 (22825 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SÓLO PARA LECTURA. NO CONSIENTO NINGÚN TIPO DE PUBLICACIÓN.

Campanas
Capítulo uno

Ese baúl era gigante y la pintura no parecía querer desprenderse. Melissa se preguntaba a qué persona se le ocurría pintar un baúl de fucsia y turquesa. Peor aún, ¿a quién se le podía cruzar por la mente intentar restaurarlo con más pintura? Ahora, el mueble tenía capas y capas de tinte fijamenteadherido al entelado original. Maldijo al pensar en que debería reemplazar la tela luego de horas de rasquetear a la luz del sol de las cuatro. Estaba bañada en transpiración y nada le apetecía más que una buena ducha y una lata de cola helada.
Se puso de pie, experimentando aquel espantoso dolor lumbar luego de tanto tiempo agachada y un ligero mareo a causa de la velocidad de sus movimientos.Suspiró pesadamente. La primavera había aparecido de repente, obligándola a bajar y vaciar todas las cajas de ropa de verano que reposaban cómodas en la parte superior del placar. Así se había ganado un nuevo par de moretones en la pierna derecha, puesto que la silla que había utilizado para darse altura no había resultado muy estable.
Miró la habitación a través de la puerta balcón y por poco selargó a llorar al notar el polvo en el acolchado nuevo y las cajas por doquier. ¿Desde cuando había tanta ropa en ese apartamento?
Contempló su obra abatida y decidió que continuaría más tarde. Entró esquivando cajas y cosas para dirigirse a la pequeña cocina y servirse un vaso de lo que fuera que estuviese congelado. Volvió a la terraza con el vaso en la mano y se recostó en la reposeraacolchonada tras quitarse la remera manchada y arrojarla al suelo. No le importaba estar en short y sostén; de todas maneras, nadie podía sorprenderla.
Normalmente, se hubiera calzado el reproductor de mp4 que le habían regalado la pasada navidad, pero el sonido del sol desparramándose sobre las baldosas hirvientes de la terraza era demasiado delicioso para perdérselo.
Mel cabo de media hora,la piel de las piernas y el abdomen le pedían a gritos salir de la luz y esconderse en alguna esquina fresca y sombría. Acatando los alaridos de su cuerpo, se volteó boca abajo y, no mucho después, su piel había adoptado una agradable y cálida temperatura.
Comenzaba a transpirar gotones de sudor por cada poro de la espalda, y sabía que si no se desprendía el sostén, le quedaría una desagradabley ancha marca, pero se encontraba en una posición demasiado ideal como para desarmarla.
Los parpados le comenzaron a pesar al pasar los minutos, pero no logró dormir. Decidió, a la larga, concentrarse en el resto de los sentidos, dejando la vista de lado.
Quizás media hora o cuarenta minutos más tarde, el sonido de la cerradura de la puerta principal del apartamentito le robó una sonrisa.Oyó a la perfección el llavero metálico con tres llaves —de casa de sus padres, el trabajo y el departamento— hacer un barullo al dar contra el bol de cobre donde odiaba que las pusiera, puesto que rompería sus preciosas manzanas de vidrio.
Los zapatos generaban el sonido tosco de su caminar sobre el piso flotante que había comprado hacía poco para ella, y luego un suspiro de cansancio(el que siempre largaba a la misma hora en el mismo lugar) antes del sonido del saco al caer directamente sobre el sillón.
Comenzó a canturrear alguna canción de su CD mp3 de los Beatles, aquel que escuchaba todos los días en el auto por no cambiarlo y que tanto le gustaba. En ese momento, debería estar aflojando las muñecas de su camisa y arremangándola, mientras se aflojaba la corbata hastaquitarla del cuello.
No soportaba la nuca ardiendo, por lo que de seguro había llenado sus manos con agua y, tras empaparse la cara, había humedecido los rizos para luego secarse con la toalla y dejar que la suave brisa lo refrescara naturalmente.
Melissa amplió la sonrisa al escuchar la heladera abrirse. Estaba buscando su lata de cola, como cada tarde. Al minuto, la puerta balcón...
tracking img