La candelaria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (488 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 22 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad Externado De Colombia
Facultad de comunicación social- periodismo
Antropología
Gustavo Tamayo
Crónica: la candelaria
Andrea Calle Arciniegas
2009-6-01

Sin camino de ladrillosSorprendido de ver paredes en el piso, di pasos hacia la penumbra que genera años de historia. Con pasos de gigante avanzo entre bosques de ropas llamativas, peinados fuera de lo común, idiomasextraños y un penetrante olor, que mezcla incienso barato con años de historia. Muñecos en techos me saludan y me dan la bienvenida al santuario que ellos a diario cuidan, sola apabullada y llena dedesconfianza por temores de inseguridad, avanzo lentamente a mi encuentro con el pasado y sobre mis hombros recae siglos de historia acompañados de la ignorancia de solo saber lo contado, nunca heleído, nunca he investigado, solo de rumores se basan mis conocimientos y mas que por cultura quise sumergirme en el ocio que ofrece brindar el famosos chorro de Quevedo. Son pocos los sitios que mezclanla modernidad de ultima música con lo tradicional colombiano y se cierra los ojos para caer en los placeres de lo común, en el abrazo de la comida grasosa, los juegos de puntería y el refrescante saborde una cerveza fría, sin embargo, contagiada por la curiosidad de aquel desconocido lugar me encamine mas profundo, en casa de los hombres de altura, donde desde allí reciben a los visitantes,contagiándoles la alegría y sencillez que solo aquél redondeado parque puede brindar; al fondo una fuente que dejo de almacenar agua, para recibir el cansancio de los caminantes, que sentados allí sededican robar imágenes extrañas, olores intensos y sonidos que mezclan rock ochenteno, vallenatos y gritos de ventas ambulantes.

Después de dos chicles, una manilla de mil y una blusa que hasta hoy,treinta días después no he usado decidí caminar de regreso a mi casa, esta vez con pasos lentos pues mas que irme por gusto, debía irme por obligación. Poco a poco los ladrillo que adornaban aquellos...
tracking img