La capitalina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (597 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CAPITALINA
página 11- 35
Michelina Laborde llega a Campazas con su padrino Leonardo Barroso, él la había invitado después de conocerla en la capital hacía seis meses.
A ella le gustó supadrino. Un hombre de 50 años de edad, muy poderoso en el norte y en la capital, y el padre de Michelina se la ofreció como ahijada cuando nació por motivos de seguridad y protección.
Michelina se habíaconvertido en una mujer guapa y sofisticada, con simetrías perfectas en su cara y una larga y hermosa cabellera.
Cuando Leonardo Barroso la vió ya crecidita lo primero que pensó fue que la queríapara su hijo.
El chofer los llevó hasta el lugar donde vivía Leonardo, una casa inmensa.
Se bajaron del Mercedes y al entrar a la casa la recibió doña Lucila Barroso, la esposa de Leonardo y Mariano,su hijo, que era un muchacho muy serio y reservado, le gustaba leer refugiarse en el rancho. Esa noche Michelina y Mariano se fueron a bailar del otro lado de la frontera, en los Estados Unidos, paraconocerse mejor.
Marianito regresó muy borracho, solo y estaba llorando. Leonardo se lo encontró en la escalera vomitando, lo ayudó a llegar hasta su recámara y le preguntó qué es lo que le habíahecho Michelina.
Mariano le platicó que ella no tuvo la culpa de nada, era hermosa y bien educada, luego luego se le nota a la capitalina que ha viajado y que tiene lo mejor. Fue él el que trató dedarle un beso, y tomó un taxi de regreso a la frontera y la dejó.
Leonardo se dio cuenta de que Mariano se la había cogido, sin quererlo confesar.
Hicieron una fiesta de bienvenida para Michelina, depuras mujeres. Leonardo se fue a comer con unos gringos del otro lado, pero cuando regresó la fiesta no se había terminado y se quedó escuchando sin que nadie lo viera.
Michelina estaba entretodas las mujeres ricas, perfumadas y bien ajuareadas. No dejaban de admirarla por su belleza y de invitarle unos tragos.
Hablaban sobre los hombres, sus maldades, su poca destreza sexual, su...