La ciencia y la universidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1748 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
con toda franqueza, el hecho de que las cátedras más próximas estén ocupadas de
manera “atractiva”, sin embargo, si dejamos esto de lado, es incuestionable que la cantidad
de matrículas significa una señal de triunfo de acuerdo con la suma de varias cantidades,
mientras que la calidad científica no es tomada en cuenta y que, con frecuencia y
naturalmente, les es negada a los intrépidosinnovadores. Todo gira en torno a esta
obsesión de la benevolencia infinita y del valor que representa la considerable concurrencia
de alumnos. El hecho de expresar que tal o cual individuo es un mal profesor significa en
la mayoría de los casos sentenciarlo a la muerte académica, así sea el sabio más grande
del mundo. Para colmo, la certeza o la duda de sí un profesor puede ser considerado
comobueno o malo en su ejercicio, está en función de la asiduidad con que él es honrado
por los señores estudiantes, y es notorio que la afluencia de éstos a una cátedra
determinada depende, aunque parezca increíble, de meras circunstancias externas, como
por ejemplo, del temperamento del profesor o del timbre de su voz. Me ha bastado una
sola experiencia, seguida de una reflexión tranquila, paraaprender a desconfiar de los
cursos masivos, por muy inevitables que resulten. La democracia es efectiva dentro de
su propio ámbito; en cambio la educación científica, tradicionalmente requerida en nuestras
universidades, es una cuestión de aristocracia espiritual, y en esto no debemos
engañarnos. Es asimismo cierto y absolutamente necesario que la exposición de las
cuestiones científicas seahecha de modo comprensible para las mentes no adiestradas
en ellas, pero con capacidad suficiente. Lograrlo es una de las tareas pedagógicas más
difíciles, sobre todo si esas mentes llegan a concebir ideas propias acerca de tales
cuestiones, lo cual es lo único decisivo para nosotros. Sin embargo, la cantidad de
asistentes no es lo que ha de decidir el triunfo o el fracaso en esta tarea tanobstinada.
Volviendo al punto de partida, el arte de enseñar es, como quiera que sea, un don
personal del todo independiente de la calidad científica de un sabio. Entre nosotros no
contamos, sin embargo, como en Francia, con una entidad de “inmortales” científicos, de
suerte que, conforme a lo tradicional, es de rigor en nuestras universidades el doble
ejercicio de la investigación y de laenseñanza. El hecho de que las aptitudes para estas
dos funciones distintas entre sí se den en un mismo individuo, nunca deja de ser pura
casualidad.
Así pues, en la vida académica predomina el azar. No es nada fácil, diría que es
casi imposible, hacerse uno responsable de aconsejar al joven que solicita ser orientado
acerca de su posible habilitación. Si este joven es judío habrá que responderle,claro
está: “lasciate ogni speranza”. Y tanto si loes como si no, a todos ellos se les debe preguntar,
a conciencia: “¿Se siente usted capaz de soportar, sin amargura y sin dejarse corromper,
el hecho de que durante años sucesivos vea desfilar ante usted una mediocridad tras
otra?” La respuesta es siempre la misma: “Naturalmente; yo vivo sólo para mi vocación”
No obstante, puedo asegurar queson muy pocos los individuos que he conocido capaces
Documento preparado por el Programa de Redes Informáticas y Productivas 43
de la Universidad Nacional de General San Martín (UNSAM). http:\www.bibliotecabasica.com.ar
El político y el científico - Max Weber
de soportarlo sin menoscabo para su vida interior. Esto es lo que juzgaba necesario
decir, precisamente, en cuanto a las condicionesexternas de la vida académica se refiere.
Ahora bien, sin duda, lo que ustedes esperaban de mí era algo distinto. Seguramente
estaban en la creencia de que había de hablarles acerca de la vocación íntima del hombre
de ciencia. Hoy en día, el estado íntimo de esta vocación se ve condicionado, antes que
nada, por el hecho de que la ciencia se encuentra en un estadio de especialización nunca...
tracking img