La ciudad antigua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1879 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La ciudad antigua

LIBRO 1
CREENCIAS ANTIGUAS

CAPITULO I: CREENCIAS SOBRE EL ALMA Y SOBRE LA MUERTE

Este libro nos platica acerca de las generaciones más antiguas, mucho antes de que hubiera filósofos, creyeron en una segunda existencia después de la actual. Se consideraba a la muerte, no como una disolución del ser, sino como un mero cambio de vida. la creencia de que las almasentraban en una mansión celestial pertenece en Occidente a una época relativamente próxima. Los italianos y los griegos tenían las creencias que no era un mundo extraño a donde el alma iba a pasar su segunda existencia; ésta permanecía cerca de los hombres y continuaba viviendo bajo tierra. Se creía también que en esta segunda existencia el alma permanecía asociada al cuerpo, nacida con él la muerteno los separaba y con el se encerraba en la tumba.
Cuando se ponía un cuerpo en el sepulcro, se creía que era algo viviente lo que allí se colocaba. Se acostumbraba al final de la ceremonia fúnebre, llamar 3 veces el alma al muerto por el nombre que había llevado, se le deseaba vivir feliz bajo tierra. Una de las costumbres que han sobrevivido desde esa época es escribir en la tumba quienreposaba ahí, pero a diferencia de ese tiempo en la actualidad nadie piensa que un ser inmortal repose en esa tumba. Las creencias eran tan fuertes que jamás se prescindía de enterrar con èl objetos personales; vestidos, vasos, armas. Se acostumbraba a derramar vino sobre la tumba para calmar su sed; se depositaban alimentos para satisfacer su hambre, se degollaban caballos y esclavos creyendo que estosseres le servirían al muerto, como le habían servido durante su vida.
El alma siempre debía estar unida al cuerpo dentro de la tumba porque alma que carecía de tumba no tenia morada, eso significaba que vivía errante en forma de larva o fantasma, en vano aspiraba al reposo. Desesperada de no poder encontrar la tranquilidad se convertían pronto en malhechora, atormentaba a los vivos, lesasoleaba las cosechas, les espantaban con apariciones lúgubres para advertirles que diesen sepultura a su cuerpo y a ella misma. De aquí nace la creencia de los aparecidos, sin la sepultura y los ritos adecuados
Existían también ciertos ritos tradicionales y algunas fórmulas, se decía que un aparecido, era el alma que se enterraba sin ritos. Se creía que las lamas podían entrar y salir momentáneamentedel sepulcro.


A los hombres les atormentaba el temor de que tras su muerte no se observasen los ritos, mejor dicho la privación de la sepultura ya que se trataba del reposo y de la felicidad eterna. En las grandes ciudades antiguas la ley infligía un suplicio casi eterno. Los antiguos establecieron otra opinión sobre la mansión de los muertos, se figuraron una región, también subterránea,pero infinitamente mayor que la tumba, donde todas las almas, lejos de su cuerpo, vivían juntas y donde se les aplicaban penas y recompensas, según la conducta que el hombre había observado durante su existencia.
El ser que vivía bajo tierra no estaba lo bastante emancipado de la humanidad como para no tener necesidad de alimento, esto también tenía un rito, se rodeaba la tumba de grandesguirnaldas de hierba y de flores, se depositaban tortas, frutas, sal y se derramaba leche, vino y a veces sangre de victimas. El alimento que la familia llevaba era realmente para el muerto, para el exclusivamente. La leche y el vino eran derramados en la tierra de la tumba, se abría un agujero para que lo alimentos sólidos llegaran al muerto, los muertos se nutren de los alimentos que les eranproporcionados en su tumba y beben el vino que sobre ella derramamos; de modo que un muerto al quenada se le ofrece esta condenado a pasar hambre perpetua.

CAPITULO II
EL CULTO DE LOS MUERTOS

Los muertos eran llamados como seres sagrados y se les otorgaban los mas respetuosos epítetos que podían encontrar: les llamaban buenos, santos, bienaventurados. Tenían toda la veneración que el hombre puede...
tracking img