La ciudad de dios de san agustín (ensayo)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7484 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Este libro de San Agustín fue para mí muy interesante porque nos muestra otra forma de ver a La Gran Ciudad de Roma, normalmente la imaginamos Intocable, con una enorme Fortaleza, Eterna y muchas cosas más que nos vienen a la mente, pero San Agustín nos muestra todo lo que paso con La Ciudad de Dios, cómo fue saqueada, derrotada, incendiada y varios de sus edificios destruidos.

Es poco comúnencontrar quien te pueda hablar de la derrota y destrucción, es más fácil escuchar las victorias y todo los logros que dentro de una ciudad puede acontecer, y en la mayoría de las personas es más fácil tener en la memoria el titulo con que siempre la recuera uno que es el de la Ciudad Eterna.

En La ciudad de Dios San Agustín atribuye el acontecer histórico a los designios de Dios. Dosciudades son los símbolos de la sociedad: Jerusalén y Roma. “Sabemos que hay una ciudad de Dios, cuyos ciudadanos deseamos ser con aquella ansia y amor que nos inspiró su divino Autor. Al Autor y Fundador de esta Ciudad Santa quieren anteponer sus dioses los ciudadanos de la Ciudad terrena, sin advertir que es Dios de los dioses, no de los dioses falsos”.

En la primera, que es Jerusalén según SanAgustín, viven los que son de aspiraciones espirituales, los cristianos respetuosos de Dios y sus leyes y mandamientos. En la segunda, que es Roma, viven los que se entregan a los goces paganos, a la adoración de muchos dioses, y a la debilidad de la carne. Estas dos ciudades conviven en la misma época pero solo la ciudad de Dios obtendrá el triunfo. La ciudad de Dios fue escrita por San Agustín enel tiempo en que Roma caía en manos de Alarico y el imperio romano se desmoronaba. San Agustín se inspira en el Apocalipsis para escribir esta obra en la que se propone polemizar sobre el panteísmo.

Pero algo muy importante que nos muestra San Agustín es que varios de su enemigos de la ciudad no fueron sólo extraños, ni extranjeros, sino que varios eran nobilísimos senadores y ciudadanosromanos los que dañaron en gran parte la ciudad, y en este caso es peor cuando el golpe llega de quien menos lo esperas, he incluso de quien piensas recibir ayuda y después de esas personas tengas que defenderte, cuidarte y luchar, en esta forma es peor el dolor o más frustrante, porque no lo esperas, te toma por sorpresa y es difícil asimilarlo.

Toda esta situación fue la reacción, tanto decristianos como de paganos, a la invasión y saqueo de la ciudad de Roma que los visigodos liderados por Alarico el cual lo realizaron en el año 410. Muchos consideraron que la invasión de Roma no podía sino significar la ira de los dioses tradicionales de Roma en respuesta a la adopción oficial de la religión cristiana en el Imperio. Incluso algunos cristianos católicos llega¬ron a poner en duda suscreencias religiosas en vista de la ocurrencia de lo impensable: la misma ciudad de Roma, centro y corazón del Imperio, violen¬tada por invasores bárbaros.
San Agustín plasma en su libro y nos muestra la fragilidad de Roma después de la invasión de Alarico y así éste puso en duda tal interpretación y además, aceleró la demanda de los paganos por el retorno a las tradiciones religiosasoriginales del Imperio, regresan a sus creencias y a sus dioses por temor, cuando han reemplazado vuestros sacrificios a los nuestros, cuando los ofrecéis por doquier a vuestro Dios, cuando no se nos permite sacrificar a nuestros dioses, he ahí lo que ha sucedido a Roma". Durante los primeros meses que siguieron al memorable saqueo, creyó Agustín que bastaría con responder a todas las objeciones, decualquier parte que viniesen, por medio de su predicación, tanto más cuanto que los moradores de la capital se pusieron a reparar las ruinas y a reanudar una existencia normal, mientras que los fugitivos refugiados en Cartago y en toda África, seguían escandalizando con su mala conducta. Los ejemplos que ofrecían los habitantes de Roma y los refugiados no bastaban, sin embargo, para aplacar a los...
tracking img