La construccion social de la vejez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1812 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La construcción social de la vejez
Susana KEHL WIEBEL*
J. Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ**

Continuidades y cambios
en las imágenes de la vejez
La evolución de las imágenes de la
vejez y el significado de ser viejo en la
sociedad postindustríal o postmoderna
constituyen dos temas de investigación
y de debate muy interesantes
en la sociología de la vejez (véase Featherstone
y Wernick,1995; Gannon,
1 999). La construcción social del envejecimiento
y de la vejez no se produce
en un vacío social sino dentro de
un contexto histórico, económico, político
y social.

Semiótica del cuerpo y e imágenes
de la vejez
Las imágenes de envejecimiento
que circulan en una sociedad normalmente
se inspiran en las muchas
representaciones del cuerpo que se encuentran
en los medios decomunicación
y son interpretadas de acuerdo
con los esquemas lingúisticos y los sistemas
clasificatorios que operan en un
contexto cultural concreto. Con frecuencia
las imágenes son construidas
en series de polaridades (blanco y negro;
vicio y virtud; cielo e infierno; Dios
y el diablo, etc.). En nuestra cultura las
imágenes corporales de juventud están
positivamente cargadas conconnotaciones
de belleza, energía, gracia, fortaleza
moral y optimismo, mientras que
las imágenes de vejez tienen connotaciones
negativas de fealdad, inactividad,
degeneración y fracaso moral. Estas
polaridades simbólicas nunca son
definitivas y fijas, sino que cambian históricamente
en la medida en que los
grupos luchan por definir y reconstruir
imágenes adecuadasa su propósitos y
ventajas(Nederveen, 1992; Featherstone
y Wernick, 1995).

Estereotipos de la vejez
La apariencia física juega un rol
fundamental en la construcción social
de las categorías de edad (Hatfield y
Sprecher, 1986). Muchas de las imágenes
que empleamos para describir
a los ancianos son estereotipos negativos
que resultan perjudiciales para
nuestra relación con ellos, representan
una forma deestigmatización simbólica
que está presente en la vida cotidiana,
dando así un significado
negativo a la experiencia de envejecer
(Coupland eta!., 1991; Coupland y
Nussbaum, 1993). El poder estigmatizante
de los estereotipos negativos del
envejecimientO está claramente enraizado
en la naturaleza esencialmente
simbólica de la vida social. Aunque los
patrones generales de cambio físico
compartidos portodos los miembros
de la especie humana son con frecuencia
plenamente visibles, los modos
específicos de envejecer los individuos
y los miembros de grupos
sociales concretos están determinados
por su situación social y otros muchos
factores. Esta es una de las razones
por las que el estudio del
envejecimiento ha de ser una tarea interdisciplinar
(Gilmore et al., 1981;
Cannon, 1999).Los estereotipos sobre la vejez simplifican
algo que es complejo y con frecuencia
confuso, tanto para los estudiosos
del envejecimiento como para
los actores sociales en la interacción
cotidiana. El principal problema es que
no hacen plena justicia a cualquier individuo
concreto que sea etiquetado
como anciano o viejo por su apariencia
y/o su conducta observable.
La tensión permanenteentre las categorías
sociales basadas en generalizaciones
sobre el envelecimiento y la
experiencia real de envejecer en su diversidad
es una preocupación constante,
y cada vez más, de quienes trabajan
con ancianos. En reconocimiento
de esa tensión algunos escritores consideran
conveniente describir el proceso
de envejecimiento como una careta
o disfraz que oculta la auténtica
personalidadhumana que está debajo
(Puner, 1978; Cannon, 1999).

El proceso de envejecimiento es representado
frecuentemente como una
máscara. De este modo se quiere expresar
la distancia que muchos descubren
entre la experiencia personal
del envejecimiento y el estereotipo de
la vejez (Featherstone y Hepworth,
1989). La imagen de un disfraz que es
involuntariamente asumido en la medida
en que...
tracking img