La crisis de la criminologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5832 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS CRISIS DE LA CRIMINOLOGÍA

Dr. Edmundo René Bodero

I. LA CRISIS ETIOLÓGICA

Hasta los años sesenta del siglo precedente, criminólogos y políticos coincidían en que uno de las principales causas del delito –por no decir la única- era el desmejoramiento de las condiciones sociales. “Las condiciones antisociales sólo pueden producir conductas antisociales”, era la frasesociorental. Si esto era así, lucía incontrastable, que el delito y otras formas de conductas antisociales podían reducirse en gran medida, aplicando políticas criminales encaminadas a mejorar las condiciones sociales.

James Q. Wilson, ex-asesor del Presidente Reagan y autor del best-seller “Thinking About Crime”, argumenta que hasta los años sesenta del siglo veinte, constituía un artículo de fe lacreencia de que para reducir el delito no existía fórmula mejor que disminuir la pobreza, incrementar la educación, eliminando los edificios reciñeses, promoviendo las organizaciones comunitarias, eliminar las carencias, mejorar la vivienda, ayudar a los trabajadores parados, alentar la organización comunitaria y proveer a los jóvenes delincuentes o descarriados de asesoramiento.

Y, efectivamente,se demolieron lo barrios bajos, se incrementaron los estándares educativos, se alcanzó el pleno empleo y se elevó el gasto en bienestar social, lográndose el nivel más alto de abundancia en la historio de la humanidad.

Sin embargo, la tasa criminal no retrocedió. En Inglaterra, por ejemplo, el ingreso real percápito se incrementó al 64%; el número de delitos registrados por la policía sedeclaró en un 172%. Algo parecido acaeció en Estados Unidos de América del Norte. Era el fin del Estado de Bienestar.

¿Pero, esta decepcionante realidad, era aplicable en forma general, es decir a todos los países desarrollados o en vías de desarrollo?

Por lo menos en el Japón n, pues en este poderoso país la tasa de criminalidad se incrementó en la medida que crecían la pobreza y ladepauperación.[1]

De toda suerte, al fracaso de los políticos criminales a favor de los excluidos, es lo que en la Criminología se denominara “Crisis Etiológica”, o si se prefiere la inutilidad de la búsqueda de las causas del delito, hasta entonces la razón de ser de la Criminología lo que la diferencia científicamente del derecho penal, que no se ocupa de las causas del delito y opera con infraccionesejecutadas o tentadas, bajo el supuesto que está cooperando en la batalla contra el crimen.

Cabe agregar, que en España y Portugal, dominados por gobiernos centralistas, la crisis etiológica no se presentó. Y que en los países escandinavos cuyos discrimines se caracterizan por un fuerte compareciente social, el crimen ni entonces ni ahora nunca ha significado el azote que significa paraciertas economías neoliberales como la norteamericana y de países de la periferia.

II LA REACCIÓN ANTE LA CRISIS ETIOLÓGICA

I CRIMINOLOGÍA ADMINISTRATIVA

Tras el eclipse de la Nueva Criminología y la imposibilidad de explicar la delincuencia de la sociedad de riesgo con el instrumental de la Criminología positivista: anomia (tensión entre los que tienen y los que carecen), asociacióndiferencial (el crimen es un aprendizaje), sub-culturas (respuesta de los jóvenes proletarios a su frustración de clase media), reacción social (el delito es definido por los que detentan el poder, delincuente es aquél a quien selectivamente se le coloca una etiqueta), las teorías de los complejos de Freud, las del mal funcionamiento de las glándulas de secreción interna, etc., promediando los añosochenta del siglo anterior, la Criminología estructuró -más bien resucitó- un paradigma al que suele denominárselo “administrativo”, nada original, y que nos hace evocar a von Litzt y su “Programa y Marburgo” y al Garófalo de los últimos días, cuando renegó del positivismo. Este nuevo paradigma luce más apropiado para un Estado policiaco que para uno democrático. Se distingue por privilegiar la...
tracking img