La cultura de los invisibilizados: un tema sólo para el amarillismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4032 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD PEDAGOGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR DOCTORADO EN CULTURA Y ARTE DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE Curso: Cultura, Interpretación Gnoseológica y Metodológica Profra. Dra. Ángela Calzadilla

La cultura de los invisibilizados: un tema sólo para el amarillismo
Carlos José Zavarce ¡Lo que no se ve y no se escucha, NO existe!
La Cangura, feroz lidereza dela selva A lo que responde el elefante Horton:

¡Una persona es una persona, por muy pequeña que sea!
Dos visiones antagónicas planteadas en un filme animado producto de la adaptación de uno de los cuentos del escritor estadounidense Teodoro Seuss.

Una afirmación nada temeraria señala que dentro de un mundo globalizado donde todo pareciera estar expuesto en vitrinas, hay grupos humanos nosólo segregados sino, simplemente, invisibilizados. En la cultura urbana, al transitar por las aceras, hay unos fantasmas que deambulan frente a nosotros y, sin embargo, nadie pareciera notarlos. Son los mendigos, los “recogelatas”, tránsfugas sociales, ante quienes desviamos la mirada e, incluso, cerramos el sentido del olfato, para no percibir su existencia, para no vernos involucrados con ellos, nisentirnos responsables por su existencia. Son como los parias o intocables hindúes, discriminados, el último eslabón de la sociedad. Pero en aquella sociedad oriental se reconoce su existencia, y se les rechaza ex profeso, incluso su sombra jamás debe tocar un plato de comida, porque de hacerlo hay que desecharla. Los nuestros, en cambio, nuestros parias, ni siquiera son reconocidos. Están peronos negamos a verlos. Tal ha sido el problema generado por su no aceptación social, que

1

hasta se creó una misión para atenderlos, la Negra Hipólita, bajo la responsabilidad del Ministerio del Poder Popular para la Participación y Protección Social. Al comienzo resultó hasta atractivo, y a veces un tanto propagandístico. Los autobuses bien identificados, estaban en plazas y parques, al airelibre, donde pudieran ser fácilmente divisados. Allí le daban alimentación y cuidados médicos a este grupo de personas marginadas. Sin embargo, en unos meses, y ante el rechazo por parte de las comunidades vecinas de esos puntos de concentración, se fueron retirando, y pronto se convirtieron en invisibles. Nadie, pereciera, está dispuesto a tener un centro de atención de parias al lado de sucasa. Claro, hay que especificar que la población objeto de esta misión gubernamental venezolana no sólo son los mendigos entre los que se engloban: niños, niñas, adolescentes y adultos y adultas en situación de calle; sino también las adolescentes embarazadas; las personas con discapacidad y adultos mayores en situación de pobreza extrema y los grupos familiares afectados. Para ellos se han creadolos programas de las casas de la alimentación, los mercados prioritarios en la red Mercal, y algunas atenciones en los centros de atención médica de Barrio Adentro I. La inversión es multimillonaria, y están involucrados distintos entes públicos y privados, incluyendo cooperativas de servicio, pero aún continúan en las calles, durmiendo en sus crisálidas de cartón, tras sus parapetos de utileríadesechable, o simplemente en una premonitoria bolsa de plástico negro. Los niños pueden ser vistos, y hay chance de que alguien los albergue. Los otros grupos vulnerables también pueden ser atendidos, pero estos intocables siguen allí, invisibles a pesar de estar como escombros en el día y como almas en pena en las noches. De vez en cuando son protagonistas de titulares en las crónicas rojas dealgunos diarios, cuando alguien decide jugar al dios verdugo, y asesina a uno o a dos sólo para divertirse con su dolor. Y es que la reseña policial es ventana, casi postigo, por donde se puede visualizar la existencia de estos reflejos de ultratumba. Allí se les usa para crear escándalo y vender

2

periódicos o ganar audiencia televisiva. Eso sí, el código ideológico no permite mantener el...
tracking img