La cultura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1328 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La cultura. Todo lo que hay que saber – Dietrich Schwanitz
Por Guillermo López García | Comments Off
Vivimos una época en la que la ética del esfuerzo se ha visto sustituida por el enriquecimiento fácil, la educación y el civismo por la barbarie consentida, y la cultura por un sucio mercado de productos totalmente carentes de interés. Es decir, y como es notorio, vivimos una época comocualquier otra, pero como ahora existen productos como LPD, el balance sólo puede resultar beneficioso. Adicionalmente, y sin descartar ninguna posibilidad, si bien es cierto que no todos los productos existentes en el mercado son como LPD y, por ende, hay mucha porquería suelta, y si bien es obvio que muchas veces el gusto popular no coincide en absoluto (es más, resulta antagónico; eso es lo máscojonudo que tiene) con el canon estético definido por la alta cultura, lo que ni siquiera el apocalíptico más envarado puede negar es que nunca hemos asistido a una variedad y diversidad de productos culturales accesibles al ciudadano medio mínimamente comparable a la actual (dado que ningún modelo de sociedad del pasado es comparable al actual, que esa es otra). Por ejemplo, un producto de cuyaexcelsitud no cabe plantear dudas, tal que una cassette de la Orquesta Mondragón, en el pasado era privativo de las elites político-económicas que lo eran también culturales: sólo ellas podían pagar, y encargar como producto de consumo privado, esta música celestial. Pero ahora, cualquier desarrapado de medio pelo te consigue la cassette y se pone a escucharla como si la entendiera, para horror y pavorde los bienpensantes.
De lo que se trata, en consecuencia, es de indagar en la complejidad, extremada en todos los órdenes de la vida, de extraer los elementos de interés para el individuo y de interpretar correctamente un entorno cada vez más inaprehensible. Para eso, entre otras cosas, están los medios de comunicación, el sistema educativo o las organizaciones políticas. Y para eso están tambiénlos manuales de autoayuda y sucedáneos.
En un contexto como el de la cultura, es más, la alta cultura o la cultura clásica, como el que aborda este libro, el concepto “manual de autoayuda” parece en principio una aporía. La adquisición del saber y el disfrute de la cultura en toda su extensión no deberían ser pasto de formulitas y resúmenes estereotipados como los que hacen este tipo depublicaciones (excepción hecha de LPD). Además, el título, o mejor dicho el subtítulo, resulta particularmente desafortunado: “Todo lo que hay que saber”. ¿Qué pasa, que se trata de una obligación? ¿Acaso Usted no disfruta minuto a minuto de la lectura de algo tan sublime como, pongamos por caso, el Poema del Mío Cid?
Sin embargo, y por fortuna, el contenido no se corresponde con el continente (que,además de lo del subtítulo, consiste en una afoto de un estante lleno de libros que haría las delicias de cualquier familia compradora de Premios Planeta). No en vano Dietrich Schwanitz acomete esta difícil labor con sobrada maestría, refiriendo lo esencial y salpicándolo de comentarios generalmente lúcidos y, por momentos, muy divertidos. Por ejemplo, su obsesión con los ecologistas y con elpsicoanálisis es para enmarcarla, y aunque la parcialidad pueda desmerecer, en otras condiciones, el valor del libro, tratándose de esta temática la parcialidad “se le supone”, por no hablar de que a mí comentarios como “Era como una bebida que da sed, una especie de necesidad que se alimenta a sí misma, en una palabra: una droga. Por lo que se refiere a su función social, los psicoanalistas bien puedencompararse con la mafia de la droga, dado que ellos mismos crean la necesidad que después convierten en la fuente de sus ganancias” (p. 613) me llegan al alma.
La estructura del libro compendia todo lo que a juicio del autor es relevante a partir de una división en dos partes, tituladas sintomáticamente “saber” y “poder”. En la primera parte, Schwanitz efectúa un resumen de la historia del mundo...
tracking img