La cuna de los males

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 196 (48905 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Christian Sanz – Fernando Paolella

AMIA
La gran mentira oficial
La verdadera trama de una historia de drogas y negocios que encubren el Gobierno argentino, la CIA y el Mossad y que provocó la peor masacre de la historia argentina

El Cid Editor

Sanz, Christian Paolella, Fernando AMIA, la gran mentira oficial – 1º ed. Buenos Aires El Cid Editor, 2007. 170 p. 20 x 14 cm ISBN978-950-502-009-6 1. Investigación y denuncia © Christian Sanz, Fernando Paolella © El Cid Editor, perteneciente al grupo e-Libro Juan de Garay 2922 3000-Santa Fe Argentina e-Libro S.A. Santa Engracia 100, p. 7 28010-Madrid España e-Libro, Corp. 17555 Atlantic Blvd. #804 Miami, FL 33160 USA Email: editor@e-libro.com Impreso en Argentina / Printed in Argentine Diseño de tapa: José Forte / Esteban AurucciPrimera edición: julio de 2007 Hecho el depósito que marca la ley 11.723

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en las leyes, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografia y el tratamiento informático, así como la distribuciónde ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

2

PRÓLOGO: Hace algunos años, con Fernando Paolella empezamos a investigar los atentados a la Embajada de Israel y a la mutual judía AMIA. Lo hicimos por separado, ya que aún ninguno de los dos sabía de la existencia del otro. En el marco de esa investigación nos conocimos y decidimos aunar esfuerzos para llegar a la verdad. Nosprometimos en esos días -no sin desconfianza de poder lograrlo- culminar nuestra indagación en un completo libro que tuviera los detalles que nadie hubiera contado jamás. Creíamos entonces que las principales evidencias de ambos atentados –especialmente el de la AMIA- estaban muy bien escondidas y que nos costaría muchísimo llegar a desmadejar el ovillo, pero nos equivocamos. Con el paso del tiempodescubrimos que el mayor escollo para llegar a la verdad no era la falta de pruebas, sino la presión de ciertos grupos de poder para que no se llegara a dilucidar la real trama de este asunto. Pasaron muchos años entre ese primer día de trabajo junto a Fernando y hoy. Y pasaron muchas cosas también: tuvimos acceso a información privilegiada, nos granjeamos el odio de las autoridades de AMIA y DAIA yhasta tuvimos el tupé de enviar dos cartas al presidente de la Nación, Néstor Kirchner, para que supiera cuál era el verdadero nudo del problema. Esto último provocó que nos llamaran a declarar en la causa AMIA, donde aportamos abundante información y alguna evidencia documental. Con el paso del tiempo, escribimos más de veinte artículos sobre este tema y fuimos mencionados como dos de los únicosdiez periodistas argentinos que investigaron independientemente la causa AMIA. Al mismo tiempo, nos enemistamos con algunos colegas de diarios de la talla de Clarín y Página/12 que de manera descabellada publicaron información falsa, aún cuando les ofrecimos evidencia de sobra que demostraba que estaban escribiendo una interminable falacia. No es este el primer libro que se escribe sobre las causasAMIA/Embajada de Israel. Existen al menos seis obras más, de las cuales habría que destacar Cortinas de humo, de Jorge Lanata y Joe Goldman. Más allá de las imprecisiones que pudiera tener, es un libro que salió a la venta pocos meses después de que se produjera el atentado a la AMIA y fue el primero que se

3

animó a decir que jamás hubo un coche bomba en la puerta de la mutual israelita.Ese es uno de los puntos que no debe perderse de vista a la hora de intentar llegar a la verdad. El invento de una Traffic bomba es funcional a los intereses que quieren desviar la atención de este magnicidio. Desde hace años peleamos contra esos intereses, así como la imbecilidad de algunos de nuestros colegas, quienes tienen su enorme cuota de responsabilidad por la desinformación publicada. El...
tracking img