La curiosidad del jurista persa, y otros estudios sobre la constitución. pedro cruz villalón.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1618 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un jurista Persia, quiere conocer la estructura territorial de nuestro país y se le ocurre que la mejor manera de entender tal estructura es haciendo una lectura de nuestra Constitución. Pero debido a lo impreciso, inacabado, ambiguo y abierto de nuestra Constitución yo le incitaría a que realizara un estudio de los diversos textos que explican el contenido de dicha Constitución.

LA DEMANDANACIONALISTA EN LA TRANSICIÓN POLÍTICA:

El Estado autonómico puesto en pie por la Constitución de 1978 responde a una doble motivación. De una parte, la de dar satisfacción y encaje en el Estado a unos nacionalismos periféricos presentes como fuerzas políticas activas de la vida política española desde los inicios del siglo xx. Estos nacionalismos, a los que la II República había dadoreconocimiento, salen derrotados de la guerra civil y se instalan en la dinámica de oposición a la dictadura. Los avatares del franquismo, del antifranquismo y del proceso de transición colocan en primer plano las demandas de unos nacionalismos periféricos que salen reforzados de la lucha contra el franquismo. La dictadura de Franco había hecho del nacionalismo español uno de sus elementos ideológicos másimportantes. Se trata de un discurso nacionalista que corta radicalmente con la tradición liberal, que no duda en lanzar al campo de la «anti-España» tanto a las manifestaciones de unos nacionalismos periféricos como al
grueso de la tradición liberal-democrática española que había permanecido identificada con un discurso nacional español.
Es el discurso nacionalista español del franquismo undiscurso que ha cortado con la tradición del nacionalismo liberal, que se alimenta con el nacionalismo de los «nacionalistas» del primer tercio del siglo xx y con los singulares componentes del nacionalismo impulsado por el débil fascismo español, que termina configurando ese peculiar conglomerado ideológico que conforma el «nacional-catolicismo». Una opción ideológica del franquismo que explica lahostilidad hacia la conciencia nacional española por parte de una izquierda que da por bueno el secuestro del senti-
miento nacional por parte de la dictadura. Un dato que explica la receptividad de la izquierda antifranquista hacia unos discursos del nacionalismo periférico que se van a instalar en la acción de la oposición democrática al franquismo. Una cuestión por evaluar a lo largo de esteperíodo es la posible contribución de unas fuerzas democráticas de base estatal a la radicalización de unos nacionalismos periféricos que encontraron en la asunción de sus reivindicaciones específicas por
esas fuerzas políticas un pretexto y hasta una necesidad de avanzar en unas demandas nacionalistas que mantuvieran un espacio político ahora sometido a competencia. Una visión de la cuestión, sinembargo, que debe reconciliarse con el efecto integrador que esta actitud por parte de los grandes partidos estatales hubo de tener en relación a la protesta nacionalista. Sea cual sea la respuesta que se dé a la relación entre partidos estatales y partidos nacionalistas en torno al problema, resulta evidente que el Estado autonómico tuvo un primer acicate en la necesidad de dar una respuestaintegradora al nacionalismo catalán, vasco y también gallego. Pero junto a esta demanda explícita a favor de las autonomías, reforzada por la reacción de la oposición democrática al casticismo españolista del franquismo y las transformaciones de la vida intelectual española de los años sesenta y setenta, la nueva democracia española debe dar respuesta a una generalizada demanda a favor del repartoterritorial del poder. Una demanda en la que está presente una vaga
presión regionalizadora de los años anteriores en provecho de un reacomodo de la Administración a formas más eficaces y participativas de la vida democrática. Influye igualmente una demanda regionalizadora de carácter económico y el efecto mimético hacia los nacionalismos periféricos. Tenemos así planteados los dos grandes estímulos...
tracking img