La curiosidad en el hombre- el corazon de las tinieblas joseph conrad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2613 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 25 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aunque existen varios aspectos, -o mas apropiadamente – características que son naturales de todo hombre, siempre se generaron diferentes planteamientos y se derivaron a conclusiones aceptadas –teniendo en cuenta el marco contextual o las hipótesis con las cuales se han tratado-.
“La naturaleza del hombre” en éste enfoque se referirá a las características que todo hombre –por el solo hecho deserlo- posee frente a lo desconocido y cómo obra, actúa –gracias- o –por- ellas.
Proyectaré como pilar principal que la curiosidad es algo natural en el hombre. Aunque se niegue y se escuche una y mil veces la frase: “yo no soy curioso”, podemos refutarla con el marcador a favor y no sólo decir sino afirmar que todo ser humano es curioso: Que tiene interés por conocer una cosa y esto lo lleva aengendrar la exploración, la investigación, y alcanzar así el aprendizaje.
Podemos partir desde los primeros filósofos que sostenían que el hombre por naturaleza desea conocer, y es esa curiosidad la causa del nacimiento de la filosofía y ésta última la fuente para saciarla.
Se puede plantear, primero, cómo el hombre actúa frente a lo desconocido y cuáles son esas cualidades -naturales ocreadas- que debe tener para escaparse del mundo en el que vive y adentrarse en uno totalmente desconocido, como un cofre quieto y distante que se nos presenta y a simple viste es hermoso, pero no sabemos con que nos encontraremos en su interior. Es una nueva aventura, donde la curiosidad se hace amiga de la valentía.
El enemigo de la curiosidad es lo desconocido, esa profunda nube oscura que contieneen su interior las respuestas que se convierten en una pesadilla y por las cuales todo el ser se mueve y obra para alcanzarlas. Es como una piedra que aplasta a uno y que se desea quitar de inmediato, pero por el simple placer que causa el saber, el conocer.
Muchas veces, lo desconocido contiene en su camino la aventura y ésta a la valentía. La valentía no es no temer a nada, sino hacerse cargode ese miedo y vencerlo. La persona valiente es aquella que tiene miedo, pero que enfrenta y supera sus miedos, es aquella que deja lo cómodo por lo incomodo, lo cotidiano por lo nuevo, es aquella que se atreve a crecer y a establecer nuevos limites. La valentía permite la libertad, el dominio de sí mismo, de su espacio, de sus viejos y nuevos conocimientos. Aquel que no le teme a nada, es unirresponsable, que no conoce ni sus propios límites, por lo cual no tiene noción de lo que conoce.
La curiosidad en el hombre es un don, cabe citar la frase expresada por Eleonor Roosevelt- activista y luchadora por los derechos humanos-:…“Creo que, si en el nacimiento de un niño una madre pudiera pedirle al hada madrina dotarlo con el mejor regalo, éste sería la curiosidad”. Pero muchas veces, sepuede abusar de ese don y convertirlo en un defecto, en una curiosidad malsana, en el cotilleo-hurgar donde no corresponde, invadir privacidad- , y la verdadera curiosidad pierde protagonismo, se contamina, se debilita.
La persona curiosa y además valiente, podrá llegar muy lejos, si sabe caminar por el camino de la vida haciendo un equilibrio entre ambas. La vida misma es un enigma que nosatrapa y muchas veces nos golpea, nos ahoga, pero aquel que este dispuesto a descubrirlos, se sentirá realizado y vivo. La vida nos invita constantemente a aventurarnos, a descubrir por uno mismo el mundo, los sentidos, los valores, a ser curiosos.
La sociedad y la cultura son tanto fuente de curiosidad como también contaminación de ella. El hombre al estar en una estrecha relación con otroshombres, adopta y modela maneras y formas de curiosear, y así también, aumenta o debilita su valentía. Los hechos sociales y los períodos históricos influyen constantemente en la conformación y realización de la persona, condicionan sus acciones, sus maneras de obrar. “La cultura y el futuro de una sociedad se miden por su juventud, y ésta no se mide por los años que tiene, si no por la curiosidad que...
tracking img