La dama

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (939 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de mayo de 2015
Leer documento completo
Vista previa del texto
Centellantes luces la cegaban y recuerdos borrosos aturdían su mente, su tez brillaba bajo la luz de la luna y el sonido de la soledad agitaba el momento en el que ella estaba sumergida; para ellaera algo completamente inefable. Su cesante jadeo hacia parte del murmullo invernal. Ella era parte de ese sitio, era otra piedra en medio de ese césped, igual de inmóvil, igual de muerta.
–¡Cassandra! –grito Susana, una señora bajita de mediana edad, el cabello corto, rizado y rubio, tenía unas finas facciones, pero su actitud le empeoraba toda la belleza que poseía naturalmente; ella era una delas tantas enfermeras que hacían sus días un poco más perturbadores. – ¡Son las cuatro de la mañana, vuelve aquí! – le dijo con una voz irritada mientras salía al jardín con uno de los enfermeros, unhombre voluptuoso, que se acercó a la muchacha aun yacida en el jardín del recinto y la levanto como si de una pluma se tratase, trasladándola a su cuarto.
El bochorno de su dormitorio le golpeó elrostro, se sentía aterradoramente vacía y sola, y al abrir los ojos, se sintió más melancólica y deshecha que minutos antes. Vio a Susana entrar de mala gana a la habitación mientras le suministrabaalgún líquido de componentes desconocidos para ella, y cayó en letargo hasta el día siguiente.
Horas más tarde, cuando el medicamento dejó su organismo, Cassandra se encontraba recorriendo los pasillos delaislamiento, con su escaso y azabache cabello cubriéndole el rostro y su bata de hospital, su delgado y encorvado cuerpo, sus manos huesudas que simulaban sostener algo y, a ratos, se acariciaba elpelo como si espantara algún insecto que rondaba por allí, se dedicaba a husmear las habitaciones con algún individuo a quien fastidiar.
– Cassandra –la llamo Ingrid, lo cual fue una serendipia. Ellase encontraba en la sala de descanso, con muchas más féminas jugando al póker, o por lo menos, eso intentaban. Ingrid es una señora regordeta de 56 años aproximadamente, con el ceño fruncido en...
tracking img