La decisión de micaela

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1069 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La decisión de Micaela.

Voy a contaros la historia más triste jamás contada…

Micaela, una chica de pocas amigas pero que lo valían en oro, temerosa, sencilla, algo tímida, soñadora, pero a la vez muy cariñosa con quienes realmente la querían. Su relación con sus compañeros de clases no era muy buena, era humillada por ellos pero fingía no darle importancia, también tenía mala relación conalgunas personas del barrio no era que ella fuera peleadora, solo que la falsedad y las mentiras, no las podía soportar.

Ante los ojos de todos Micaela era en el colegio, como la consentida de los profesores, en su casa, como la hija más preferida, en el barrio, como la chica más buena y dulce, con el resto de sus familiares, como la que mejor se portaba y era incapaz de hacer algo mal...abatida y ilusa realidad ella solía pensar. ¿Hasta que punto lo que vemos es verdad? Estaba cansada de la vida. Esa felicidad que siempre mostraba, en algún momento fue verdad, pero hace un tiempo que había empezado a aparentarla. No quería vivir más y sentir aquello que a cualquiera entristecería.

Particularmente ese día, todo le había salido mal. No es que eso lo llevara a los extremos, solo queera el claro ejemplo de lo que para ella se venía repitiendo hace ya varios meses. Quería olvidarse y no sentir más, disfrutar de paz para poder volar como cuando escribía, y viajaba a través de sus locos relatos, olvidarse de las personas y encontrar su lugar, era una idea absurda pero para ella esa era la única solución.

Era un viernes 11 de abril, donde el otoño parecía reflejar en sus hojascaídas lo que realmente Micaela quería. Faltaban siete días para su cumpleaños, para poder tener 16 años pero era un detalle menor dado que en sus planes esa fecha no interferiría para nada... Estaba cansada necesitaba ir a un lugar donde poder reflexionar, por suerte faltaban pocos minutos para terminar la clase. Sus amigas le notaron extraña durante todo el día, pero se tranquilizaron al saberque simplemente se sentía un poco mal. Sin decir nada más se despidió de ellas, diciéndoles lo mucho que las quería y lo importante que eran, lo consideraron como un pequeño momento de nostalgia hacía aquellos días en los que eran chicas... pero para Micaela ese era el triste comienzo de la despedida, no triste para ella misma, sino para quienes sinceramente la querían.

Volvió a su realidad.Pequeños suspiros se escuchaban al pasar. Saludo normalmente, hizo los quehaceres de la casa, converso con su familia durante el almuerzo, todo como hacía rutinariamente. Con esa mirada perdida de quien busca su lugar, entro en su cuarto. Luego se fue a buscar a su cajón algunas hojas, las que más le gustaban a ella, agarro su bolso, su mejor lapicera y se preparo para salir a dar una vuelta.Habiendo avisado a su madre que saldría comenzó a caminar y partió sin decir más, su madre sabía que Micaela estaba triste que le pasaba algo más, algo que callaba y a nadie quería contar.

Lo tenía decidido, no iría a cambiar... ese era su nuevo destino, su verdadero lugar, uno que le ayudaría a encontrar nuevamente la felicidad.

Saco una carpeta con sus hojas, la lapicera y una rosa que recogiópor el camino... comenzó a escribir las cartas para las personas más importantes de su vida y también para los que no del todo lo fueron.

A cada carta escrita, una nueva lagrima lograba escapar, seleccionaba las palabras justas para aquello tan especial, era inmenso el dolor que sentía al escribir, no pudiendo contener las lagrimas, nunca imagino que sería tan difícil intuyo que lo era pero nuncaen qué medida. Algunas que otras lagrimas lograron mojar una carta, suavemente empezó a sacar los pétalos de la rosa, esa que tanto le gustaba, y comenzó a introducir un pétalo en cada sobre, ese era una pequeña marca de ella de los pequeños detalles que solía tener.

En el camino a su casa, miraba todo al pasar despidiéndose con la mirada lo inevitable que llegaría a pasar.
Dentro de su...
tracking img