La demanda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1044 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Scribd
Subir un documento
Buscar Documentos
Explorar

Inscríbase
|
Ingresar

/ 45
Descargar gratis este documento
43
asombroso porque, para conseguir estos fines, el conocimiento jurídico no tiene
limitaciones ni límites.

En una observación de Savigny se encuentra el grano de lo que estoy queriendo decir: “la sentencia es la ficción de una verdad”. Esto esexactamente lo que sucede: para conseguir sus objetivos el Derecho crea un juego de ficciones y el conocimiento jurídico se convierte en el arte de la creación e inteligencia de los conceptos-ficción. El conocimiento jurídico es una manifestación perfecta del “como si” de Vaihinger: no importa la realidad de las cosas y se las trata como si fueran lo que el agente quiere. No importa quien es el padrebiológico cuando se trata legalmente a un hombre como si lo fuese; no importa quien es el autor real de una acción cuando legalmente se imputa a uno su autoría y se le cargan sus consecuencias.

El mundo es una arcilla con la que el jurista moldea figuras estupendas sobre las que luego dirige el soplo de la vida... y viven. Si Dios creó a la persona humana, el jurista (nótese que digo el jurista y noel Legislador) ha creado las personas jurídicas, que son las que de hecho y de derecho dominan, en lugar de los seres humanos, el mundo económico y las relaciones sociales. Con el testamento y la fundación se permite que la voluntad personal se mantenga después de la muerte. Con la adopción se suple lo que no quiere, o no puede, hacer la sangre. Si un acto es nulo de pleno derecho es “como si” nohubiese existido nunca aunque haya estado produciendo efectos durante varios años.

El conocimiento jurídico nos revela de pronto una sorprendente proximidad con el teológico e incluso una dependencia rigurosa –nulla iurisprudencia sino theologia- tal como se profesaba sin excepciones en Europa durante los largos siglos escolásticos medievales. En palabras de Vitoria ( Relectiones de potestatecivile), “la teología puede ser entendida de un modo tan amplio que a ello no resulte ajeno argumento, discusión ni tópico alguno”, según ha desarrollado recientemente entro nosotros Martínez Doral; y desde una perspectiva más moderna baste recordar a J. Ellul en un libro de 1946 que lleva el significativo título de Le fondèment theologique du Droit.

En la actualidad es más corriente, sinembargo, dar al conocimiento jurídico un contenidomágico (en el sentido antropológico propio de la palabra) en cuanto que está por encima de la realidad y pone a ésta a su servicio sin límites físicos ni metafísicos.
El jurista crea la realidad: una realidad específica que llamamos realidad jurídica y en
esta operación no tiene ni límites ni limitaciones como acabamos de ver con el
44

formidableejemplo de las personas jurídicas. El norteamericano Feliz S. Cohen ha desarrollado muy bien esta idea al observar que los conceptos jurídicos “son entidades sobrenaturales que no tienen existencia verificable si no es a los ojos de la fe”, de forma que la ciencia del Derecho es simplemente una rama de la science of trascendental
nonsense, que no vacila en acudir a magics words que la ley y losautores crean para

formar con ellas un pensamiento ciercular que no vale absolutamente para nada, de la misma manera, y con la misma autosuciencia, que “el descubrimiento del médico de Molière cuando afirmaba que el opio hace dormir porque poee la virtus dormitiva”. Dicho en términos menos patéticos, lo que aquí se produce es un salto circense que va desde el cogito ergo sum cartesiana al cogitoergo “sunt”: lo que el jurista piensa cobra existencia.

La trascendencia aparentemente teológica o mágica del conocimiento jurídico puede ser explicada también de forma mucho más prosaica, aunque también más sencilla, desde la perspectiva del Derecho que, como ya observó atinadamente Isay, no puede encuadrarse entre las ciencias de la naturaleza pero tampoco dentro de las del espíritu....
tracking img