La depresion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (520 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Soleil y Lune (:
Y érase en esos tiempos, una gran mujer. Una mujer muy hermosa. Solía caminar por un sendero marcado a mitad del bosque. Llevaba un vestido semitransparente blanco y un lazoasegurando su abdomen, sus rubios cabellos resaltaban entre aquella matiz rosada de su piel. Y pues, ¿qué más? caminaba tranquilamente.
Y también érase en esos tiempos, un chico. Difícil de describir.Descuidado sí; desinteresado, no. Qué coincidencia del recorrido que decidió tomar aquel día ¡Qué coincidencia! Usaba barba y su melena larga y ondulada se mezclaba con ese sweater marrón que, a la vez,resaltaba el azul de los jeans.
Y pues era el camino. Un camino acogedor a la luz de la luna. Un camino que uniría. Almas pasaban por ahí, todo pasaba ahí.
Esta noche, pasaban la dama y... él.– Hola –mencionó con su voz quebrada.
– ¿Quién eres? –decía ella, no entendiendo tal vez, no sabiendo tal vez; ¿quién más sabe?
– No importa eso
– ¿Por qué?
– Por la misma razón por la cual noimporta quién eres tú y por la misma por la que aún sigues hablándome.
Aquello la irritó.
– ¿En serio? me voy entonces –dijo ella con ira.
Y ella se fue. A paso fuerte y maldiciendo a bajas.Habían pasado ya unos minutos y sus sensaciones se habían hecho más férreas, sensaciones extrañas; sensaciones de pérdida, algo había perdido. Él, por otro lado, se encontraba sereno caminando por elsendero en dirección contraria a ella.

Habían pasado unos segundos para él.
Aquel chico descuidado, seguía ahí. Esperaba. No le importaba el tiempo.
– Por la misma razón por la cual no importacuánto te demores –mencionó a lo bajo.
Amarla… era lo mejor que podría tal vez hacer él ¿Amor? ¿Quién sabrá qué es eso?
“Nadie sabe”
Y era pues, que él era capaz de eso incierto. Era capaz de amar.Había pasado ya el tiempo para ella.
“Él… tal vez se había escondido” pensaba Luna.
No sabiendo qué hacer, pasaba como lo hacía habitualmente por ese camino. Aquel dulce camino. Y es que,...
tracking img