La dimensión estética del hombre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2208 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La dimensión estética del hombre
Ensayo psicológico sobre el arte
José. D. Calderaro. Editorial Paidós. Buenos Aires, 1961. Pags. 7-14
Cap. 1 Lo estético como una dimensión del hombre
El espíritu del hombre, rebasando lo biológico y extendiéndose en múltiples direcciones, no se satisface con el conjunto de cosas que encuentra en la trivialidad de su existencia: lo real le parece insuficiente.Por eso busca ansiosamente escapar al influjo vulgar de la realidad existente, y entregarse a un dulce ensoñar, que le haga deambular por las regiones de la fantasía, donde como en los sueños, no existe ni espacio geométrico ni tiempo físico. El hombre no se siente satisfecho con la sola contemplación de la naturaleza, en el sucederse de las estaciones, y en la variedad infinita de sus fenómenos;las alternativas del trabajo, las vicisitudes de los negocios, los pequeños incidentes de la vida cotidiana, le parecen descoloridos. Sus emociones diarias no le bastan; no le apasionan las cosas que maneja en el obligado oficio o profesión de cada día; ni le atrae el paisaje que tiene la vista, ni el contorno personal que le rodea. Hasta su propia vida la percibe como un pálido reflejo de lafuerza cósmica universal, que es impulso voluntarioso de vivir en el gusano, en la mariposa, en el águila o en el león.
La vida cotidiana, pobre e insignificante, por la repetición de los mismos hechos, la realización de las mismas tareas y el cumplimiento de las mismas ceremonias en los acontecimientos sociales, ha contribuido a que el hastío y el fastidio penetren en el fondo de la existencia,obligando al hombre a buscar fuera de lo real un nuevo contenido a su vivir.
No basta el sueño incontrolable y caprichoso, para reemplazar a una vigilia insatisfactoria; era necesario crear técnicas de sumergimiento en sí mismo, o de enajenación dirigida y controlada para construir una realidad fantasmagórica y vivirla como auténtica realidad. Para evadirse de su mundo cotidiano, el hombre utilizatodos los recursos que le permiten sus posibilidades: lecturas que ofrezcan ficticias impresiones; viajes que den la sensación de vagabundear por mundos desconocidos; espectáculos que reemplacen a los ensueño; mitomanías que sustituyan a los delirios imaginativos; creaciones artísticas que transformen el aspecto habitual del mundo. En el contenido del arte, está encerrado el drama del hombre,insatisfecho de su existencia: no ruidos de la naturaleza, sino música; no paisajes naturales sino cuadros; no dramas de la vida sino novelas; no lenguaje para convivir sin literatura; no mundo y vida sino arte.
Muchos hombres parecen advertir con dolor, la inopia de sus vivencias cotidianas, y desesperadamente buscan compensaciones en espectáculos emocionantes.
Al hablar de vivencia, debemos hacerun distingo: la simple recepción sensorial no es vivencia. Los animales, por ejemplo, tienen sensaciones pero no vivencias: perciben pero no viven lo percibido. Esto le ocurre a muchos hombres que aunque estén por encima del animal, necesitan estimulantes que eleven el bajo tono emocional de sus sensaciones. Sabemos que el sentimiento es el verdadero valorador vital, y por lo tanto, la riqueza delvivir, sólo puede darla el tono afectivo de nuestras percepciones. Al decir tono afectivo, no queremos dar a entender que esa riqueza del vivir sólo pueda encontrarse en la coloración hedónica de la existencia: eso sería rebajarla.
La visión del mundo y de la vida, en otras palabras, su vivencia afectiva remonta las alturas del sentimiento; percibir y sentir vibrando al unísono, permiten que elalma del hombre, se enriquezca de contenidos anímicos valiosos capaces de objetivarse en creaciones artísticas aunque sean expresiones de alegría o de tristeza, de dolor o de goce, de esperanza o desesperación.
Si al oír un concierto o al contemplar un paisaje, sólo se perciben impresiones auditivas o visuales, la relación del hombre con el mundo del oído o de la vista se petrifica en una...
tracking img