La doctrina de la justificacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 126 (31476 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Doctrina De La Justificación

Artículo I.

Introducción

Por Arthur W. Pink

Nuestro primer pensamiento fue dedicar un capítulo introductorio exponiendo los principales errores que se han generado sobre este tema por parte de distintos hombres y grupos, pero después de un mayor reflexión decidimos que esto sería de poco o de ningún provecho a la mayoría de nuestros lectores. Mientrasque hay tiempos, sin duda, en los cuales es el desagradable deber de los siervos de Dios exponer lo que está pensado para engañar y para dañar a Su pueblo, no obstante, como una regla general, la manera más eficaz de eliminar las tinieblas es dejar entrar la luz. Deseamos, entonces, escribir estos artículos con el mismo espíritu del piadoso John Owen, quien, en la introducción a su extenso tratadosobre este tema dijo, "Debe darse más importancia a la continua guía de la mente y la conciencia de un creyente, verdaderamente entrenado acerca del fundamento de su paz y aceptación ante Dios, que a la contradicción de una decena de agresivos opositores. Afirmar y reivindicar la verdad en la instrucción y la edificación de los que la aman en sinceridad, librar sus mentes de aquellas dificultadessobre este caso particular, que algunos intentan arrojar sobre todos los misterios del evangelio, dirigir las conciencias de aquellos que quieren saber acerca de alcanzar la paz con Dios, y establecer las mentes de los que creen, son las cosas a las que he apuntado." Hubo un tiempo, no hace mucho, cuando la bendita verdad de la justificación era una de las más conocidas doctrinas de la fecristiana, cuando ella era asiduamente explicada por los predicadores, y cuando el conjunto de los asistentes de las iglesias estaba familiarizado con sus

aspectos principales. Pero ahora, ¡ay!, ha surgido una generación que es casi totalmente ignorante de este precioso tema, porque con muy raras excepciones ya no se le da más un lugar en el púlpito, y apenas se escribe algo sobre éste en las revistasreligiosas de nuestro día; y, en consecuencia, comparativamente, pocos entienden lo que el término en sí implica, menos aún se tiene en claro sobre que base Dios justifica al impío. Esto pone al escritor en una considerable desventaja, porque mientras él desea evitar un tratamiento superficial de un asunto tan vital, incluso profundizar en éste, y entrar en los detalles, hará una importantecontribución por causa de la mentalidad y paciencia de la persona promedio. No obstante, respetuosamente instamos a cada cristiano a hacer un esfuerzo real para ceñir los lomos de su entendimiento y buscar en oración dominar estos capítulos. Lo que hará más difícil para seguirnos a través de estas series es el hecho de que estamos tratando el lado doctrinal de la verdad, antes que el práctico; eljudicial, antes que el experimental. No que la doctrina sea algo impracticable; de ningún modo; lejos, lejos de ello. "Toda Escritura es inspirada divinamente y útil (primero) para enseñar, (y luego) para redargüir, para corregir, para instituir en justicia" (2 Tim. 3:16). La instrucción doctrinal fue siempre la base desde la cual los apóstoles promulgaron los preceptos para regular el modo de andar.No puede encontrarse exhortación alguna hasta el capítulo 6 de la Epístola a los Romanos: los primeros cinco están dedicados enteramente a la exposición doctrinal. Así también en la Epístola a los Efesios: recién en 4:1 es dada la primera exhortación. Primero los santos son recordados de las abundantes riquezas de la gracia

de Dios, para que el amor de Cristo pueda impulsarles, y luego sonurgidos a andar como es digno de la vocación con que fueron llamados. Aunque es verdad que se requiere un esfuerzo mental real (así como un corazón piadoso) para poder captar inteligentemente algunas de las más sutiles distinciones que son esenciales para una apropiada comprensión de esta doctrina, sin embargo, debe señalarse que la verdad de la justificación está lejos de ser una mera pieza de...
tracking img