La edad prohibida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1251 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El protagonista indiscutible de “Edad prohibida” se llama Anastasio, y en el papel de secundario tenemos a Enrique. Anastasio y Enrique son como el Sol y la Luna: completamente diferentes en cuanto a carácter, ya que Anastasio es tímido, introvertido e íntegro mientras que Enrique es activo, aventurero y temerario. Estas diferencias, sin embargo, no les impiden compartir una profunda amistadrebosante de admiración mutua, ya que a Enrique le hace falta lo que a Anastasio le sobra y viceversa. Quizá alguno de vosotros haya leído el libro y haya reído y llorado con los primeros amoríos y amistades de este joven, emociones que le marcarán para el resto de su vida durante ese proceso inolvidable en el que se va descubriendo el mundo como los oseznos destetados que tantean, primero tímidamentey con confianza más adelante, los alrededores de su osera. Si os sentís identificados con esta frase y se os ha encogido el corazón con el recuerdo de la historia de Anastasio, es mejor que dejéis de leer. Siendo sinceros, Anastasio es un pardillo que tiene horchata en las venas y el libro destila ñoñería hasta provocar el vómito (como la que he colocado deliberada y astutamente unas líneas másarriba). Sí amigos, yo me leí “Edad prohibida” siendo joven e ingenuo hace ya bastantes años, y ya por aquel entonces me resultaba insoportable el angelical Anastasio y sus remilgamientos, mientras que el malote de Enrique me parecía un imbécil integral. Con este plantel ¿qué se puede esperar? Pues ni más ni menos que la perfecta guía de adoctrinamiento de varones franquistas.

Que no se memalinterprete: el libro es cojonudo y el autor es un fiera del español, además de un inteligentísimo aleccionador de jóvenes falangistas, pero los valores que defiende están tan en oposición con la libertad y la igualdad de géneros (recogidas ambas en los Derechos Humanos, por cubrirme las espaldas) que actualmente por lo que destaca es por su notable valor documental. “Edad prohibida” es un libro queno deberíais perderos, creedme, quizá la próxima vez que tengáis un rifi-rafe con vuestros padres comprendáis mejor sus actitudes, habida cuenta de lo que les tocó leer.

Para muestra un botón: os pego un fragmento seleccionado por Marple (la inspiradora de esta reseña) en el que el padre Usoz, profesor y guía espiritual de nuestro amiguito, le habla sin tapujos de lo divino y lo humano.Anastasio admiraba al Padre Usoz. Se reía más que nadie con sus golpes de ingenio. Le afectaban más que a nadie sus reprimendas. Le quería. Anastasio quería a todos los que le desmostraban afecto, amistad.
En una ocasión, no sin pasar grandes apuros, Anastasio confesó al Padre Usoz su amor por Maribel. Con admirable delicadeza, el profesor de Literatura le escuchó, le dejó hablar, elogió a lamuchacha, que no podría ser otra cosa que un ángel de Dios, que inspiraba sentimientos tan nobles y tan puros como los que acababa de escuchar, pero…
Anastasio le miró extrañado. ¿Cómo podía haber un pero, una objeción, a aquella amistad? Por Maribel, Anastasio se sentía unido a sus amigos, a sus estudios, al resto del universo…
– Desde que el hombre nace -le dijo el Padre Usoz -vive en un purotránsito entre dos madres: la suya propia, de la que se va poco a poco desvinculando por ley de vida, y la que será un día madre de sus hijos, hacia la que tiende desde que alcanzó la pubertad. Te digo como Benavente en Más fuerte que el amor: “El alma de la mujer, ¿qué vale si dentro de ella no hay un alma de madre?”, o como Martínez Sierra en Canción de Cuna: “…ya que toda mujer -porque Dios lo haquerido- dentro del corazón lleva un hijo dormido.”
Ser madre es el mayor regalo, el mayor adorno con que Dios ha distinguido a la mujer. No olvides nunca esto, Anastasio. Y mira siempre a la mujer como a una madre. Porque si el Creador le dijo: In dolore parcies filios, Cristo nos habla del goce de este dolor: Mulier cum parit laetitiam habet quia venit hora ejes; cum autem peperit puerum, quia...
tracking img